Revista Electrónica " Ciencias Holguín"
     

Trimestre enero-marzo

Año XVIII,  No. I,  Mes enero 2012
ISSN 1027-2127
TITULO: Aproximación conceptual a la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las Filiales Universitarias Municipales
TITLE: Conceptual approach to the management of science, technology and innovation in the Municipal University Branches

AUTORES
:


Mario A. Batista-Zaldívar. mbatistaz@vru.uho.edu.cu


Julio N. Pérez-Guerrero.julion@facing.uho.edu.cu

PAIS:

Cuba

RESUMEN
Abordó la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las Filiales Universitarias Municipales (FUM), debido a su importante rol en la apropiación social del conocimiento para el desarrollo local. La investigación tuvo como objetivo la conceptualización del proceso de gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación y la pertinencia en las FUM, teniendo en cuenta el papel que desempeñan estas como actor fundamental del desarrollo local, la evolución de este proceso y los modelos conceptuales de la relación universidad–sociedad.

PALABRAS CLAVES
: GESTIÓN; DESARROLLO LOCAL; CONOCIMIENTO; CIENCIA; TECNOLOGÍA; INNOVACIÓN; PERTINENCIA; UNIVERSIDAD; SOCIEDAD.

ABSTRACT
The article approaches the management of science, technology and innovation in the Municipal University Branches (FUM), due to its important role in the social appropriation of knowledge for local development. The investigations objective was the conceptualization of the process of management of science, technology and innovation and the relevance in the FUM, keeping in mind its fundamental role on local development, the evolution of this process and the conceptual models of the relationship university-society

KEY WORDS:
MANAGEMENT; LOCAL DEVELOPMENT; KNOWLEDGE; SCIENCE; TECHNOLOGY; INNOVATION; RELEVANCE; UNIVERSITY; SOCIETY.

INTRODUCCIÓN
La literatura consultada muestra que la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las universidades; (Horruitinier, 2006; Núñez Jover, 2006, 2007; Aguilera, 2008), tiene una vital importancia, pues contribuye a alcanzar, no sólo un desarrollo sostenible en el territorio donde esté ubicada, sino que considera la educación permanente del hombre en su entorno social, cultural y económico como factor principal para lograr ese desarrollo.

La gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las universidades, como proceso sustantivo de vital importancia, contribuye significativamente, mediante la creación, diseminación, socialización, etc. de conocimiento relevante, a la elevación de la calidad y la dinamización de los demás procesos sustantivos. Todo lo anterior es muestra inequívoca de la gran actualidad, importancia y novedad del tema tratado.

Con el Triunfo de la Revolución el 1ro de enero de 1959 se inicia un profundo proceso de transformaciones en la sociedad cubana en general y la educación superior en particular. En este proceso a las universidades le corresponde contribuir al desarrollo económico, social, cultural, ambiental del país, y para ello se necesita fortalecer la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación que estas realicen, que permita satisfacer las demandas tecnológicas de la sociedad con un uso racional de los recursos materiales, financieros, tecnológicos, informacionales.

En los seis años de creadas las FUM, su contribución al desarrollo local de los territorios donde se encuentran ha sido insuficiente a pesar de las fortalezas y potencialidades con que cuentan como un actor relevante para la gestión de este proceso, y su articulación a los problemas económicos, sociales, culturales, ambientales del entorno. A pesar de que existen contribuciones importantes a los marcos conceptuales de la gestión de este proceso, aún estos aportes son insuficientes y existe falta de consenso y coherencia en la conceptualización del mismo, lo que se puede constatar en la limitada profundidad, integralidad, alcance y fundamentación teórico-metodológica y práctica de los modelos y metodologías aplicadas en las FUM

MATERIALES Y MÉTODO

Para la realización de la presente investigación se utilizaron los principales métodos teóricos, a saber: histórico-lógico, análisis-íntesis, inducción-deducción, modelación (sistémico-estructural-uncional). Además, se utilizó la Teoría de Sistemas (enfoque sistémico) y varios métodos estadísticos (Análisis de Componentes Principales, Análisis de Clúster). Se utilizaron, asimismo, métodos empíricos (observación científica, análisis de documentos) y técnicas de recopilación de datos (cuestionario y entrevista).

RESULTADOS DEL TRABAJO

La gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las universidades cubanas.
A partir de la Reforma Universitaria de 1962 las universidades estarían llamadas a desempeñar un papel protagónico en las transformaciones de la sociedad cubana, a través del desarrollo de sus procesos universitarios. Es desde este momento en que las universidades cubanas incorporan la investigación científica de forma organizada y estructurada.

La educación superior cubana ha evolucionado a partir de un proceso de perfeccionamiento permanente articulado con el desarrollo socioeconómico, político, cultural del país hasta llegar a un modelo cualitativamente superior necesario a partir de los nuevos retos que imponía la demanda social en este siglo XXI, que ha provocado un afianzamiento de la pertinencia de la gestión universitaria, con la creación de las Filiales Universitarias Municipales (FUM).

Es importante destacar que esta visión de la universalización modifica la concepción de entorno social con que la universidad había trabajado hasta entonces, de modo que ya no se trata de acercarse a él, sino de instaurarse dentro de él. Se constituye así el sujeto llamado a llevar los conceptos y prácticas de la gestión del conocimiento a la misma base de todo el andamiaje social cubano: el municipio. (Aguilera, 2006)

La gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las universidades es el proceso sistémico, dinámico, participativo y continuo de planificar, organizar, ejecutar y controlar la actividad científico-tecnológica e innovativa mediante el empleo de mecanismos funcionales existentes o creados, de métodos operativos, procedimientos, etc., con la participación y cooperación de los actores y el empleo de los recursos materiales, financieros, tecnológicos e informacionales con que se cuenta para contribuir al desarrollo local y a la mejora de la calidad de los demás procesos universitarios.

La epistemología sobre la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en la universidad cubana actual no puede ser espontánea, sino que debe construirse a partir de una nueva concepción que emerge en la gestión de este proceso, basada en alcanzar una real calidad y pertinencia social y en los enfoques CTS, la gestión del conocimiento y la solución de las demandas de la sociedad desde la inter, multi y transdisciplinariedad sobre la base de la complejidad funcional de las sociedades actuales.

Se necesita implantar nuevos modelos de gestión universitaria, los cuales deben diseñarse teniendo en cuenta no sólo las características que predominan en el nuevo contexto, sino además, a partir de un diagnóstico que identifique las debilidades e insuficiencias de los modelos existentes. Es criterio generalizado que este proceso de cambio se debe sustentar en la innovación social y organizacional, para lo cual es elemental romper las barreras que impiden o inhiben la gestión del proceso, dominar los principios de la gestión, la identificación de las necesidades y demandas de la sociedad y el aprendizaje continuo de los actores y la organización.

Por ello, para gestionar la ciencia, la tecnología y la innovación en el contexto universitario actual, se necesita desarrollar la capacidad y formación científico-investigativa de la organización y de sus actores e implementar mecanismos de gestión y estructuras funcionales capaces de favorecer el desarrollo local.

La gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las
FUM.
La gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM, ha dicho (Núñez Jover y et. al., 2006a), plantea numerosos problemas conceptuales y prácticos, dadas las condiciones aún precarias en el orden material, e incluso humano, en que muchas de ellas realizan hoy su labor.

Los profesores de las FUM, que como se sabe más del 90 % de ellos son contratados, presentan una marcada desmotivación e insuficiente compromiso con la gestión del proceso, un escaso sentido de pertenencia, limitada preparación científico-investigativa e innovativa, incompatibilidad de sus intereses y necesidades con los de la institución y poca participación voluntaria, activa y consciente, todo lo cual, unido a la falta de liderazgo y exceso de trabajo operativo de la dirección, los insuficientes recursos materiales, tecnológicos, financieros, etc. e inexistencia de una tecnología (metodologías, procedimientos, etc.) para la gestión, entre otros aspectos, inhibe la gestión de este importante proceso sustantivo de las FUM.

Otro factor inhibidor es que el sistema de indicadores establecido para evaluar el desempeño de las FUM y la calidad de sus procesos estimula su vinculación con el sector productivo, pero no con los sectores sociales, culturales. Debieran establecerse, por un lado, indicadores de gestión que reflejen la actividad que realizan las FUM para gestionar este proceso y, por otro, indicadores de impacto; sociales, que permitan evaluar cuantitativa y cualitativamente los efectos prácticos de la gestión realizada.

Por la complejidad y profundidad del proceso, se requiere que en las FUM se trabaje en la conceptualización y aplicación práctica de tecnologías de gestión que contribuyan al desarrollo local. Los cambios y transformaciones que requieren las instituciones de educación superior no son solo estructurales, sino también conceptuales, de procedimientos (…). (Vela, 2008)

Varias son las universidades tradicionales (Sedes Centrales) que han inducido y realizado estudios para conceptualizar y modelar la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM, no obstante, estos presentan varias limitaciones en el orden teórico-conceptual y práctico que hacen que no sea conveniente su aplicación.

Del análisis profundo y detallado realizado a los modelos, estrategias y metodologías que han sido implementadas en algunas FUM del país se puede concluir que, en sentido general, presentan las siguientes limitaciones:

  • Presentan un carácter general y carecen de enfoque sistémico e integral.
  • No logran la integración de las FUM con el Gobierno y los diferentes actores territoriales.
  • Presentan un bajo nivel metodológico.
  • No favorecen el apoyo indispensable de los actores territoriales para la gestión del proceso.
  • Baja incorporación del claustro a los proyectos y deficiente gestión de eventos.
  • Insuficiencias en los sistemas de control y seguimiento de la actividad científico-investigativa.
  • Insuficiente vinculación entre la estrategia de ciencia, tecnología e innovación y postgrado.

Del análisis realizado a los modelos, estrategias y metodologías aplicadas en las FUM se pudo concluir lo siguiente:

    • El 68,2 % de las variables solo aparecen en el 20 % de los modelos, estrategias y metodologías analizadas, lo que denota, además de la falta de consenso y coherencia en la conceptualización del proceso, una insuficiente profundidad, integralidad y alcance de los mismos.
    • Solamente tres variables emergen en más del 50 % de los modelos, estrategias y metodologías analizadas. La mayoría de las FUM gestionan el proceso con fuerte acento empresarial, y hacen poco énfasis en la gestión de los componentes sociales, culturales y ambientales.
    • Variables tan importantes en la gestión de este proceso en las FUM como las demandas tecnológicas, el trabajo en redes, la integración de los actores locales, la planeación estratégica, el trabajo científico estudiantil, la gestión de la información y el conocimiento, implantación de mecanismos funcionales de actuación, la integración de los procesos universitarios, entre otras, no son contempladas por la mayoría de los modelos, estrategias y metodologías analizadas.

También se efectúo el estudio comparativo entre los diferentes modelos, estrategias y metodologías para establecer un orden jerárquico de los mismos en función del grado en que estos consideran mayor número de variables y se pudo constatar que el 61,5 % de los modelos, estrategias y metodologías solamente contemplan a lo sumo cuatro variables y el 30,8 % presentan entre cinco y ocho variables. Lo anterior corrobora que aún no se ha conceptualizado de forma integral y sistémica la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM. Cada una de ellas gestiona este proceso de forma diferente, empírica, con insuficiente basamento teórico-metodológico.

Las limitaciones que presentan los modelos estudiados obedecen, entre otros elementos, a la insuficiente conceptualización teórica y práctica de la gestión del proceso y a los escasos estudios realizados, no obstante, sus aportes y las variables presentes en ellos deben ser tenidas en cuenta como antecedentes importantes para cualquier propuesta posterior.

Los modelos estudiados presentan limitaciones en cuanto a la profundidad, integralidad y alcance con que plantean gestionar el proceso, así como en la mayoría de ellos no contemplan el carácter sistémico del mismo, las potencialidades y limitaciones de las FUM, las inadecuadas estructuras de estas y las insuficientes, casi inexistentes, tecnologías de gestión y mecanismos funcionales.

Finalmente consignar que si bien es cierto que las investigaciones y la literatura disponible sobre la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación de los centros de educación superior cubanos son escasísimas, desde el ángulo de las FUM es prácticamente inexistente, por lo que todo lo que se investigue en ellas generarán nuevos conocimientos y se documentarán experiencias. (Núñez y et. al., 2006b)

Una aproximación conceptual a la gestión de este proceso en las FUM.

Del estudio realizado de la bibliografía consultada y de la experiencia del autor en la gestión de este proceso en las FUM, se puede sintetizar y sistematizar una tendencia o regularidad generalizadora, la cual pudiera plantearse de la siguiente forma: La gestión integral y sistémica de la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM, está regulada por la cultura y preparación científico-investigativa e innovativa de los actores implicados y las demandas, políticas y prioridades que establezca la sociedad y está dirigida a dar respuesta a las mismas.

En el análisis realizado a 20 conceptos de pertinencia (UNESCO, 1998; Aguilera, 2000; Cruz y et. al., 2004; CRESALC/UNESCO, 1996; Núñez Jover, 2007; López, 2008; Horruitiner, 2008), se identificaron 42 variables en ellos contenidas con las que se construyó una matriz, en la cual se resumía el grado de presencia de las mismas en los conceptos en estudio. Luego se hizo una reducción de variables utilizando el método de Análisis de Componentes Principales y posteriormente se efectuó un análisis de Conglomerados Jerárquico, según el cual, se pudo constatar que son pocos los autores (Aguilera, 2000; López, 2008; Horruitiner, 2008) que incluyen en la conceptualización de la pertinencia un enfoque de proceso, y lo hacen mediante variables que lo infieren.

Si se tiene en cuenta la esencia, características y retos que enfrentan las FUM, se impone conceptualizar la pertinencia de estas de forma que se logre integrar y sistematizar todos los aspectos, elementos y particularidades que distinguen a este nuevo modelo de educación superior de los anteriores, en fin, que tenga un contenido más abarcador, toda vez que han surgido nuevas formas de relaciones con la sociedad que rebasan los enfoques precedentes. Lo anterior se pudo constatar mediante las limitaciones que afloran en las conceptualizaciones sobre pertinencia:

    • En general son definiciones orientadas a la evaluación de la calidad del producto o servicio que ofrecen las FUM mediante un solo indicador: la satisfacción del usuario, lo que limita la profundidad y proyección del objeto.
    • No proyectan, al menos explícitamente, las posibles herramientas y métodos gerenciales a utilizar para determinar las causas de su no cumplimiento y potenciales vías de mejoras.
    • Estas no se conciben como un proceso, pues se evalúa sólo el resultado final, lo que evidencia su carácter reactivo y la incapacidad de conocer los factores que limitan la obtención de resultados superiores.

Las FUM deben ser pertinentes para sí mismas y para el entorno. Estas deben evaluar sistemática y críticamente su desempeño para identificar los problemas que presentan los procesos que gestionan a tono con los desafíos y exigencias de la sociedad, y proyectar y realizar los cambios necesarios para su solución y/o perfeccionamiento. Es decir, el concepto pertinencia tiene un indiscutible valor metodológico, por lo cual comienza por la identificación de las demandas, prioridades, necesidades e intereses de todo tipo del entorno en el que se desenvuelve la FUM, para luego procesarlos creativamente mediante la gestión de los procesos universitarios y a partir de sus capacidades científicas, técnico-organizativas, etc.

Un sistema educativo no se define por lo que los demás sistemas sociales le piden o le condicionan, sino por lo que logra procesar y crear a partir de tales condicionamientos. (Flores, 1995 citado por Aguilera, 2000) La universidad, en correspondencia con su entorno, debe transformarse en el tiempo de manera que cumpla su encargo social y así contribuya significativamente al desarrollo local sostenible. (Núñez Jover, 2007) lo afirmó: Sin pertinencia social la calidad restringe notablemente su alcance.

Este propio autor plantea que para medir el impacto de la gestión del conocimiento, la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM deberán diseñarse indicadores de proceso (indicadores de gestión) e indicadores de impacto (indicadores de innovación, indicadores sociales). Esto corrobora la tesis de que la pertinencia social de las FUM debe ser vista como un proceso, y no como un resultado. No hay que olvidar que una organización es tan eficiente como lo son sus procesos. La pertinencia entendida simplemente como la vinculación entre la universidad y la sociedad ofrece una visión muy restringida, pues esto no asegura la calidad académica, cualidad imprescindible para lograr la pertinencia que el entorno espera y necesita de la FUM.

A partir de lo anteriormente dicho, se debe entender por pertinencia social el proceso de gestión integral, sistémico, consciente, participativo, democrático y activo que desarrollan los actores de una FUM de sus procesos universitarios de forma sostenible en función de las demandas, necesidades, prioridades y políticas que imponga la sociedad con el objetivo de lograr impactos positivos y duraderos y transformaciones beneficiosas en la sociedad (territorio) donde se encuentra la universidad. Vista de esta manera concibe la interrelación de las estructuras y los procesos universitarios hacia fuera y el impacto de los cambios externos hacia dentro.

Cualquier propuesta teórico-metodológica y conceptual que se haga para la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM debe tener en cuenta como una premisa importante esta concepción de pertinencia y que los procesos universitarios se gestionan de forma integral y sistémica. En tal sentido el término sistémica se emplea para referirse a la red de vínculos de cooperación entre los actores, que pasa por la búsqueda conjunta del aprendizaje mutuo y culmina en avances tecnológicos determinados y en la creciente capacidad de todo el conjunto para identificar posibilidades de innovación y realizarlas.

El vínculo estrecho e interdependiente que existe entre los procesos universitarios determina la dinámica de las FUM y adquiere un carácter tendencial, el cual se manifiesta en diversas relaciones particulares que se dan entre ellos.

La gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM depende de la gestión de la superación postgraduada que se realice para la formación y desarrollo de capacidades intelectuales y de gestión en los actores implicados en el proceso, contribuyendo esta última al mejoramiento de los indicadores del proceso y la pertinencia de las mismas.

La capacidad, aptitud y cualidades de los elementos del sistema (la FUM) está determinada por la formación, capacidad, actitud y cualidades de las personas que lo integran, por lo que es decisivo para su funcionamiento la participación de todos los elementos que lo constituyen.

Los sistemas y estrategias de superación que se diseñen, ante todo, deben desarrollar la capacidad de los actores para adquirir conocimientos (aprender a aprender), su aspiración a hacerlo y su habilidad para utilizar de forma oportuna, pertinente y adecuada la información recibida.

La gestión integral y sistémica de la ciencia, la tecnología y la innovación se logra si se integran cuatro variables fundamentales en dicho proceso, a saber: voluntad (querer), conocimientos (saber), capacidad (saber y poder hacer) y conciencia (querer ser).

La voluntad está asociada a lo que quieren y desean hacer los actores de la FUM en pos de cumplir con la misión y alcanzar la visión propuesta. Tan importante como saber y saber hacer es querer hacer.

La variable conocimientos se refiere a lo que saben hacer los actores de la organización en función de la gestión del proceso, conocimientos que tendrán por experiencia propia (autoaprendizaje) y ajena (capacitación, creación de redes para intercambiar conocimientos, experiencias, habilidades, destrezas, etc.).

La variable capacidad se refiere a lo que son capaces y pueden hacer los actores de la FUM en función de sus conocimientos en lo relacionado con la gestión del proceso. Para ello es necesario el talento, la creatividad, la habilidad, los recursos, políticas coherentes, etc., pero sobre todo se necesita que los actores posean la voluntad y la conciencia suficiente. Se debe facilitar la acción de los actores, lo cual se traduce en proporcionarle recursos, herramientas y conocimientos.

Una variable de vital importancia en la gestión del proceso es la conciencia de los actores; es decir, el nivel de compromiso y motivación que tengan estos no solo para el querer hacer (voluntad), sino para hacer lo más correcto para la FUM y no lo más correcto para sí. En otras palabras, que exista conciencia entre los actores sobre la necesidad que los intereses, motivaciones, etc. del colectivo predominan ante las individualidades.

Además, es imprescindible sensibilizar y motivar a los actores para que participen voluntaria, activa y concientemente en la gestión del proceso, y para ello no basta con actuar sobre la psicología de cada actor sino que se debe actuar también con la sociología de la FUM, y en esto, la comunicación juega un papel preponderante. No se debe procurar solamente cambios en la mentalidad y prácticas de las personas individuales, sino cambios, al menos, en un número suficientes de ellos.

Ahora bien, para lograr lo anterior es necesario dinamizar a los actores implicados. El desarrollo del proceso de dinamización de los actores internos involucrados en la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM transcurre en tres etapas fundamentales, a saber: capacitación, sensibilización e implicación. Estas etapas se desarrollan de forma simultánea; o sea, a la vez que se capacitan actores, se sensibilizan e involucran; existe entre ellas una relación de interdependencia y se complementan mutuamente, aunque a nivel institucional siempre habrá un grupo de actores en cada una de las etapas. Este es un proceso cíclico e iterativo.

En este sentido, la gestión hacia el orden interno o comunidad intra universitaria se realiza en tres niveles. En el primero, se realiza la proyección estratégica de la ciencia, la tecnología y la innovación, con sus correspondientes estrategias y planes de acción, por el Consejo Científico de la FUM, la cual es aprobada por el Consejo de Dirección.

Este nivel traza la política científico investigativa e innovativa para un trienio y para el año en cuestión y, en consecuencia, proyecta las estrategias, objetivos y acciones correspondientes. Tanto en este nivel como en los demás, se cumple el ciclo de la gestión, pues, aunque la actividad fundamental de este primer nivel es la proyección del proceso, también organiza, implementa y controla su cumplimiento.

En este nivel se trabaja de forma integrada y sistémica dado el carácter sistémico del proceso y que las entidades ejecutivas (carreras y subsedes) actúan sobre un grupo muy heterogéneo de profesores y estudiantes en cuanto a profesiones, capacidades, actitudes, etc. La conformación de grupos de trabajo, potenciar áreas o campos específicos, definir prioridades de recursos, formular y poner en práctica políticas favorables para el desarrollo del proceso que asistan las prioridades territoriales y la creación de condiciones de trabajo son facultades de los actores de este nivel.

En el segundo nivel se crean capacidades de gestión y aprendizaje organizacional a través de la elaboración, contextualización y/o aplicación de modelos, metodologías, procedimientos, mecanismos de gestión y otras herramientas metodológicas (tecnología de gestión), proceso que es gestionado por el Consejo de Investigaciones y Postgrado (CIP) de la FUM. Este nivel intermedio es fundamental, toda vez que el CIP es el encargado, primero, de crear los mecanismos funcionales, las capacidades, herramientas, etc. necesarias para la gestión del proceso y, segundo, lograr la implantación efectiva de las políticas, estrategias, objetivos, acciones, etc. proyectadas por el primer nivel en las carreras y subsedes.

Las estructuras que se proponen no son administrativas ni pretenden sustituir el rol protagónico de los actores encargados de gestionar este proceso, sino que es una estructura funcional que debe tener una buena capacidad de gestión y comunicación, respaldo científico y autoridad de representación y debe inspirar confianza a los actores participantes.

En el tercer nivel, quizás el de mayor importancia porque es donde se materializan los objetivos, estrategias y acciones proyectadas a partir de la aplicación de la tecnología de gestión diseñada, se encuentran los profesores y estudiantes dirigidos por los coordinadores de carrera, y por el Consejo Docente, como órgano colegiado de dirección que los integra a todos ellos.

En este nivel se realiza la gestión propiamente dicha del proceso; son los profesores y estudiantes los encargados de ejecutar las acciones planificadas que pueden ser proyectos, postgrados, servicios científico-técnicos, entre otros. De nada vale que se proyecten y aprueben las políticas, estrategias y objetivos y se creen los mecanismos funcionales y las capacidades de gestión necesarias, si no se apropian concientemente de ellas los actores que deberán aplicarlas y cumplirlas. De la actitud que asuman los actores, dependerá el éxito que se alcance en el proceso.

Durante todo el proceso debe desarrollarse una comunicación efectiva, pero es en este nivel donde los procesos comunicativos deben atenderse de manera especial, toda vez que son los coordinadores de carrera y subdirectores de las subsedes los que interactúan de forma directa con los profesores y estudiantes; actores responsables de ejecutar las acciones previstas, que como se sabe, mantienen un vínculo laboral estable con organizaciones de diferentes tipos del municipio, por lo que no disponen del tiempo y la preparación necesaria para la gestión de este proceso.

Aunque en todos los niveles se establece nexos y contactos con los actores externos, es en este último, a partir de que los profesores y los estudiantes son trabajadores de la mayoría de las organizaciones del municipio, donde se mantiene, en un plano superior, un estrecho vínculo con la comunidad extra universitaria.

Los profesores y estudiantes, y los Consejos Científicos de las carreras, mantienen durante todo el proceso de gestión una estrecha interacción con los gestores de la política científico-investigativa e innovativa del territorio, con los actores del desarrollo socioeconómico (organizaciones políticas y de masas, gobierno, empresas, entre otras), en muchas de las cuales trabajan dichos profesores y estudiantes y una gran cantidad de ellos son cuadros y reservas, lo cual facilita la toma de decisiones en función de la ejecución de proyectos, postgrados y otros servicios científico–tecnológicos y contribuye a que la FUM y sus carreras articulen la ciencia, la tecnología y la innovación a las demandas, necesidades y prioridades del territorio.

En la práctica lo que se está proponiendo es una innovación organizacional a la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM, que separe las diferentes funciones minimizando la dualidad o multiplicidad de roles, toda vez que eliminarla es prácticamente imposible por lo complejo y abarcador de este proceso. Se propone, para minimizar los efectos del factor duplicidad de funciones, trabajar con estructuras funcionales que simulen la división propuesta, agrupando funcionalmente por cada nivel a los actores implicados. Sin el compromiso del gobierno y de los directivos de los organismos del territorio este modelo no funciona.

La gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM es un proceso, al cual entran las demandas tecnológicas, prioridades e intereses internos y de la sociedad, recursos humanos, materiales, tecnológicos, financieros, informacionales, etc., que hay que desarrollar cumpliendo con la política científica, la legislación vigente, procedimientos generales y específicos, resoluciones, reglamentos, entre otros, utilizando tecnologías de gestión (metodologías, procedimientos, mecanismos de gestión, estructuras funcionales, etc.).

El mismo se desarrolla con el objetivo de solucionar los problemas que impone el entorno y la propia FUM y contribuir al desarrollo local mediante la realización de proyectos y servicios científico-técnicos, y como resultado de todo lo anterior, se obtendrán publicaciones, participación en eventos científicos, formación de especialistas, investigadores, técnicos, etc.

Es importante señalar que la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación que las FUM desarrollen debe sustentarse en la ejecución de proyectos de todo tipo, toda vez que estos son una forma de dirección científica, los cuales tienen la posibilidad de integrar los diferentes elementos que participan en esta gestión, dígase: los recursos humanos, financieros, tecnológicos, informacionales, físicos, a la vez que integran las funciones sustantivas de las FUM, los elementos de integración (Consejo Científico, FORUM, ANIR, BTJ), entre otros.

En las políticas y estrategias de las FUM debe priorizarse, en este orden, la realización de proyectos de innovación (social, organizacional, tecnológica), de transferencia de tecnologías (blandas mediante la prestación de servicios científico-técnicos), de I+D y, finalmente, si la FUM cuenta con los recursos suficientes, principalmente humanos, podrá desarrollar proyectos de investigación básica para producir nuevos conocimientos, tecnologías, productos, etc.

Para desarrollar este proceso de gestión, teniendo en cuenta las particularidades que presentan las FUM que le hacen un sistema sociotécnico, abierto, dinámico y, en extremo, complejo, se recomienda seleccionar profesores a tiempo parcial que se desempeñen como asesores de investigaciones y postgrado en la FUM, en las carreras y en las subsedes.

A modo de conclusión, la conceptualización del proceso de gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM aportada proporciona los siguientes beneficios: i) Mayor sentido de pertenencia de los actores sociales, ii) Favorece la autonomía de la gestión de este proceso y la gestión universitaria en su totalidad, iii) Mayor protagonismo y participación de los actores de la comunidad universitaria y los del entorno, iv) Ayuda a pensar lo local, lo singular, v) Ayuda a articular el desarrollo local a través del pregrado, la investigación, el postgrado, la identificación de espacios productivos, documentación de experiencias y, vi) Amplía el modelo interactivo de la universidad cubana tradicional y lo transforma en un modelo contexto céntrico.

CONCLUSIONES

- La gestión eficiente de la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM se alcanza mediante una gestión óptima del capital intelectual de las mismas y la aplicación de tecnologías de gestión integrales y sistémicas.

- Para la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación en las FUM no se cuenta con metodologías, procedimientos y otras herramientas metodológicas (una tecnología de gestión) para gestionar este proceso, a pesar de que estas deben crear capacidades organizacionales y de aprendizaje de sus actores e implementar mecanismos de gestión y estructuras funcionales capaces de favorecer la gestión del mismo.

- Los modelos, estrategias y metodologías que se han aplicado en las FUM para la gestión de la ciencia, la tecnología y la innovación, además de un sinnúmero de limitaciones que presentan en el orden conceptual y práctico, se puede afirmar que las mismas no contemplan el carácter sistémico del proceso, denotan falta de consenso y coherencia en la conceptualización, poseen una insuficiente profundidad, integralidad y alcance y presentan una insuficiente fundamentación teórico-metodológica y práctica.

BIBLIOGRAFÍA
1- Aguilera García, L. O. La articulación Universidad–Sociedad. Tesis para tratar el cambio en las universidades. Revista Cubana de Educación Superior (La Habana) 20(3): 47–60, 2000.

2- Aguilera García, L. O. La universidad del siglo XXI. Una epistemología de la educación superior ante la sociedad del conocimiento. México: Ed. Talleres de Grafo Print Editores, 2006. 146p.

3- CRESAL/UNESCO. Informe final y Plan de Acción de la Conferencia Regional sobre Políticas y Estrategias para la transformación de la Educación Superior en América Latina y el Caribe. La Habana,  1996. 112 h.

4- Cruz Tejas, N…[et. al.].  La universalización como expresión del vínculo Universidad–Sociedad. Perspectivas de una realidad. Revista Varona (La Habana) 38: 30–35, 2004.

5- Horruitiner Silva, P. La Universidad Cubana: El modelo de formación. La Habana: Ed. Félix Varela, 2006. 249 p.

6-  Horruitiner Silva, P. La Universidad Latinoamericana en la época actual. Tendencias, retos y procesos innovadores. En: La Universalización de la Educación Superior en Cuba. Transformaciones y perspectivas / D. Hernández Gutiérrez…[et al.].  La Habana: Editorial Universitaria, 2008. p. 2–54.

7- Núñez Jover, J. Postgrado, gestión del conocimiento y desarrollo social: nuevas oportunidades. Revista Cubana de Educación Superior (La Habana) 26(3): 74–86, 2006.

8- Núñez Jover, J. Educación superior y desarrollo social sostenible: nuevas oportunidades y desafíos. 2007. 39 p. (CD).

9- Núñez Jover, J. Nueva Universidad, conocimiento y desarrollo social basado en el conocimiento. En: Panel #2: Los marcos conceptuales del Programa Ramal: en busca de consensos. La Habana,  2006. p.30–52.

10- UNESCO. La Educación Superior en el siglo XXI: visión y acción. Conferencia Mundial sobre Educación Superior, 1998. [CD].

11- Universidad 2006 (La Habana). La gestión del conocimiento, la ciencia, la tecnología y la innovación en la Nueva Universidad: Una aproximación conceptual / J. Núñez Jover… [et al.].  En: Memorias. La Habana, 2006. 14 p. [CD].

12- Universidad 2008 (La Habana).  La universidad del siglo XXI: tres ejes epistémicos para su desarrollo /  L. O. Aguilera García.  En: Memorias. La Habana, 2008, 10 p. [CD].

13- Universidad 2008 (La Habana). La universalización del conocimiento. La Nueva Universidad y su dimensión local / R. López Dosagües. En: Memorias. La Habana, 2008. 13 p. [CD].

14- Universidad 2008 (La Habana). La nueva universidad: necesidad histórica y responsabilidad social. Conferencia inaugural / J. Vela Valdés. En: Memorias. La Habana, 2008. 10 p. [CD].


Síntesis curricular de los Autores

- MsC. P.A. Mario A. Batista-Zaldívar Centro de trabajo: Sede Universitaria Municipal "Ernesto Guevara", Plaza de la Revolución # 6, Buenaventura, Calixto García, Holguín, Cuba C.P. 82600. Universidad de Holguín "Oscar Lucero Moya".
Email: mbatistaz@vru.uho.edu.cu

- DrC. P.A. Julio N. Pérez-Guerrero Centro de trabajo: Universidad de Holguín "Oscar Lucero Moya". Ave. XX Aniversario, Holguín. Cuba.
Email: julion@facing.uho.edu.cu


 

Fecha de Recepción: 10 de marzo 2010

Fecha de Aprobación:
12 de octubre 2011

Fecha de Publicación
: 12 de enero 2012


 

 

 
 

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.