Revista Electrónica " Ciencias Holguín"
     

Trimestre abril-junio

Año XVIII,  No. II,  Mes abril 2012
ISSN 1027-2127
TITULO:
El proceso de la apropiación: un rasgo distintivo en la educación energética
TITLE:
The process of ownership: a distinctive feature in energy education
AUTOR:

Ernesto Ramón Ávila-Guerra. ernesto@ucp.ho.rimed.cu

PAIS:

Cuba

RESUMEN
En la presente investigación se argumentó la aplicación de la Lógica Difusa para la operacionalización de los valores a partir de la técnica del criterio de expertos para validar los indicadores de modos de actuación más probables que deben caracterizar a los valores profesionales declarados en los documentos normativos de la carrera de Ingeniería Informática. El tema se abordó como parte de la tesis doctoral de este autor, y se fundamentó por qué la solución  a la constatación de los valores profesionales y al comportamiento ético, tiene como alternativa el campo de la Lógica Difusa; para ello se ejemplificó a través de la operacionalización de las reglas difusas formuladas para el valor Dignidad a partir de los indicadores de modos de actuación para cada valor profesional.

PALABRAS CLAVES:
EDUCACIÓN ENERGÉTICA; PROCESO DE APROPIACIÓN; DESARROLLO SOSTENIBLE; APRENDIZAJE.
ABSTRACT
In proposing the conceptualization of Energy Education for Sustainable Development, as an essential feature of the content acquisition process was highlighted, thus contributing to the educational theory of sustainable development, in addition to the priorities of the Earth Summits, the calls made by the General Assembly of the United Nations and UNESCO to implement the Decade of Education for Sustainable Development in education systems. It also favoured the learning of content with potential for this education in the area of Exact Sciences from high school.

KEY WORDS : ENERGY EDUCATION; APPROPRIATIONS PROCESS; SUSTAINABLE DEVELOPMENT; LEARNING.

INTRODUCCIÓN
Uno de los problemas globales que tiene la humanidad en la época actual es el energético, porque exige la adopción de prácticas más sostenibles en la producción y el consumo de energía, a fin de mejorar la eficiencia energética, aprovechar mejor los recursos energéticos y prevenir los impactos ambientales, económicos y sociales negativos. Para lograr ese propósito es imprescindible elevar la educación de la población en general, promover cambios de comportamientos individuales y colectivos sustentados en valores. Además, se considera que el tratamiento al problema energético es complejo y depende mucho de la integración del accionar político, económico, social, tecnológico y educativo de un país determinado.

En la búsqueda de soluciones a este problema, se observa que en las últimas décadas se han multiplicado los llamamientos nacionales e internacionales, para que los profesores contribuyan a que los ciudadanos adquieran una correcta percepción de los desafíos que enfrenta la humanidad en relación con la crisis energética. Por eso, al promover las acciones educativas desde las escuelas hay que incluir acciones que le den respuestas a las problemáticas energéticas que atentan contra la existencia de la especie humana en el planeta.

Desde la Conferencia Intergubernamental de Tiblisi (1977), se reconoce que la actividad humana de mayor impacto ambiental es la relativa al manejo de los recursos energéticos no renovables. En la Primera Cumbre de la Tierra (Río de Janeiro, 1992), se enfatiza en el papel de la educación para desarrollar conciencia de los graves problemas globales que tiene que enfrentar la humanidad. En la de Johannesburgo (2002), se insiste en la necesidad de formar una ciudadanía preparada para enfrentar los graves problemas energéticos.

En este mismo año, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), aprueba la Resolución 57/254 para el Decenio de las Naciones Unidas de la Educación con miras al Desarrollo Sostenible (DEDS) que se extendería de 2005 a 2014. Este Decenio declara entre sus desafíos, no limitarse solo a la Educación Ambiental, sino lograr una Educación para el Desarrollo Sostenible, donde la elaboración de contenidos pedagógicos hacia la sostenibilidad sea una tarea que se ha de emprender de manera inmediata.

En Cuba, los aspectos sobre el Medio Ambiente siempre han sido una prioridad para el Estado y ello se refleja en la Constitución de la República de Cuba (2010) en el artículo 27; en los Lineamientos de la Política Económica y Social del 2011, en su capítulo VIII. Política industrial y energética, referente a los lineamientos 253 y 254. También, en la Ley 33/81 sobre la Protección del Medio Ambiente y el Uso Racional de los Recursos Naturales; la Ley 81/97 sobre el Medio Ambiente en los artículos 125, 126, 127, 128 y la Estrategia Nacional de Educación Ambiental (ENEA, 2009).

Se reconocen estudios nacionales e internacionales sobre la temática energética, entre ellos se destacan los realizados por: Pérez, E. (2009), Macedo, B. (2008); Gil, D (2008); Caraballo, M (2007); Arrastía, M (2006); Pacca, J y Herrique, K (2004); Franco, M (2002) entre otros, que constituyen una síntesis de los estudios energéticos consultados. Sin embargo, en estos trabajos y en otras fuentes revisadas no siempre se aprecian los fundamentos pedagógicos de la Educación Energética, desde el proceso de la apropiación como una dimensión educativa que tiene marcada función formativa.

MATERIALES Y MÉTODOS

En la investigación se asume la posición dialéctico-materialista, para revelar los rasgos de la Educación Energética para el Desarrollo Sostenible. Además, de orientar la lógica investigativa en la combinación de los métodos del nivel teórico (histórico-lógico; análisis-síntesis; hipotético-deductivo y modelación), así como del nivel empírico (observación científica y el pre-experimento).

RESULTADOS DEL TRABAJO
Se reconoce que no es posible abarcar todos los rasgos en una conceptualización, por eso se tiene en cuenta el rasgo relacionado con el contenido, para poder mostrar el enfoque histórico de la Educación Energética y revelar su automovimiento. Las investigaciones educativas en sentido general y en Educación Energética en sentido particular, como expresión de la práctica social, que intentan describir, explicar e interpretar los procesos educativos, a partir del Desarrollo Sostenible abren nuevas y disímiles aperturas investigativas.

Otra perspectiva es explicitar en la conceptualización de la Educación Energética los rasgos sustanciales del Desarrollo Sostenible, a partir de la inclusión en el contenido de la enseñanza los elementos de las esferas del Desarrollo Sostenible (económico, ambiental y social), para revelar la dependencia de los recursos energéticos y en especial los no renovables, porque son los que más se utilizan en la actualidad (alrededor del 80 %), con la supervivencia de la especie humana en el planeta y de esta forma denotar el uso, ahorro y degradación de la energía.

Por lo que la Educación Energética para el Desarrollo Sostenible es entendida como: un proceso permanente y sistémico que se establece entre lo instructivo y lo educativo para significar la apropiación de los contenidos a partir de los aspectos ambientales, económicos y sociales que revelan la dependencia de los recursos energéticos no renovables a través del uso, ahorro y degradación de la energía con la supervivencia de la especie humana en el planeta.

Significar la apropiación de los contenidos con los aspectos ambientales, económicos y sociales. Es revelar que la apropiación condiciona el aprendizaje de estos contenidos desde la experiencia histórico-social donde se desarrolla el estudiante y de esta forma se contribuye a la vinculación efectiva entre lo instructivo y lo educativo. Pero al mismo tiempo constituye un reflejo de la individualidad de cada estudiante, para comprender la problemática energética actual, sus causas y modos de solución.

Por eso se considera que la apropiación, ejerce una influencia decisiva en la formación del hombre a lo largo de toda su vida y debe prepararlo tanto para el logro de una incorporación personal y social activa en la sociedad, como para comprender las consecuencias actuales de la crisis energética.

Desde esta nueva perspectiva, la Educación Energética para el Desarrollo Sostenible implica un cambio sustancial en la forma de pensar y actuar. Esto significa la toma de conciencia sobre la responsabilidad que se adquiere sobre toda acción que se haga en el presente, tendrá una repercusión en el futuro, aspecto sobre el cual nadie tiene derecho a comprometer de forma irracional. Para la educación preuniversitaria, es una condición para mejorar el proceso pedagógico y una forma para fortalecer las actuales transformaciones sobre la base de:
- Elevar el rol de la educación y el aprendizaje en la búsqueda del Desarrollo Sostenible.
- Facilitar los vínculos, el intercambio y la interrelación entre los participantes en la educación para el Desarrollo Sostenible.
- Promover espacio y oportunidad para reafirmar la visión y la transición al Desarrollo Sostenible, mediante todas las formas de aprendizaje.
- Incrementar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje en la educación para el Desarrollo Sostenible.

Por esta razón el profesor al tratar los contenidos de la Educación Energética para el Desarrollo Sostenible, debe hacerlo sobre la base de las situaciones contemporáneas de la ciencia, la técnica y la vida, pues de lo contrario, estos contenidos serán carentes de significado para los estudiantes y por tanto, ellos no se implicarán en la tarea de aprendizaje. Además, hay que aprovechar el aprendizaje vivencial y apoyarse en este para futuros aprendizajes; impedir por todos los medios el divorcio entre la teoría y la práctica.

La Educación Energética para el Desarrollo Sostenible es un proceso continuo de incorporación y reconstrucción de nuevos saberes, que permite la inserción del estudiante en la vida social. Bajo estas consideraciones esta educación se convierte en una fuerza transformadora para que los estudiantes comprendan los cambios energéticos que hoy se necesitan. Por eso, hay que destacar su papel educativo, a través de los pilares de la UNESCO:

- Aprender a conocer. Significa educar al estudiante en el precepto que la vida es limitada, por eso hay que aprovechar las diferentes potencialidades de las actividades en el proceso pedagógico para tratar lo energético y en especial abordar las afectaciones que provocan los hombres en su actuar desmedido e irresponsable sobre el Medio Ambiente, el peligro que corre la especie humana con el empleo indiscriminado de los recursos energéticos no renovables: por ejemplo, la contaminación atmosférica, incremento del efecto invernadero, destrucción de la capa de ozono y el aumento de la temperatura global. Aspectos que hay que tener en cuenta para poder lograr la supervivencia humana en el planeta.

- Aprender a hacer. Es importante la generalización de todas las tecnologías limpias que se conocen entre los países desarrollados, en vías al desarrollado y pobres para poder lograr la equidad tecnológica energética, es decir, que puedan estar al alcance de todos y de esta forma conservar el Medio Ambiente. Pero también en las acciones concretas como llamamientos, congresos, reuniones, proyectos y otras que impliquen brindar experiencias para que los ciudadanos aprendan a hacer y así poder enfrentarse mejor los problemas y desafíos energéticos que hoy enfrenta la humanidad.

- Aprender a ser. Conlleva a la formación de una forma nueva de actuar y de pensar, en la que el estudiante desde los primeros años de vida asuma posturas a favor de la calidad integral de vida en función del Desarrollo Sostenible energético. Que actúen consecuentemente con los principios éticos y responsables que identifican la sociedad justa y equitativa.

- Aprender a vivir juntos. Se dirige a la necesidad de respetar la diversidad humana, en sus diferentes contextos políticos, económicos y sociales, pues todos tienen el mismo derecho de disfrutar de los beneficios energéticos. En esa convivencia el estudiante debe entender su papel dentro de la sociedad y buscar vías, de como vivir con mayor y mejor plenitud, sin afectar a los suyos ni a los que vendrán.

- Aprender a emprender . Es desplegar la búsqueda creativa para mitigar las afectaciones energéticas, por la solución de dichos problemas sin afectar el desarrollo futuro de las nuevas generaciones. Es ver a los ciudadanos comprometidos con el respeto a la naturaleza, dispuestos a mejorar los problemas energéticos que atentan a la especie humana.

De esta forma se destaca el papel educativo de la Educación Energética para el Desarrollo Sostenible y se muestra que la transición hacia un futuro sostenible no es una opción más, es una necesidad apremiante y la educación es un factor más que incide en el desarrollo humano y por tanto abre las expectativas para reconocer el Medio Ambiente en su totalidad, comprender el complejo causa-efecto-solución y enfocar los problemas energéticos a nivel local, nacional y regional. Aspectos que se tratan en el Plan de Aplicación Internacional del Decenio de la Educación para el Desarrollo Sostenible (2005-2014).

En este sentido se profundiza que la Educación Energética para el Desarrollo Sostenible tiene una base educativa, pero dicha educación sobrepasa sus límites para impactar a nivel de toda la sociedad. Por lo tanto, en la medida que el estudiante asimile y contextualice lo aprendido mejor preparado estará para enfrentar la problemática energética a nivel social. Bajo estas circunstancias se proponen tres etapas que favorecen el proceso de la apropiación del contenido de la Educación Energética para el Desarrollo Sostenible en el área de las Ciencias Exactas del preuniversitario.

La primera etapa, va dirigida a proporcionar la información necesaria para identificar la problemática energética en los contenidos relacionados con la energía y destacar los vínculos entre los recursos energéticos no renovables con la supervivencia de la especie humana en el planeta. Aquí es prudente ofrecer la información que demuestre las consecuencias negativas que agravan la existencia de la especie humana en el planeta, a través de los impactos energéticos a nivel internacional, regional, nacional y local.

Diversos sectores socioeconómicos – tales como: el energético, la industria, el transporte, la agricultura y el manejo de desechos – contribuyen al cambio climático por la vía de sus emisiones de gases de efecto invernadero. Se calcula que el sector energético es el responsable de más de la mitad del calentamiento global, por el predominio de los combustibles fósiles en el consumo energético.

Según Ehrhardt, K. (2010), el único contacto que tenemos con la cantidad de energía que usamos es la factura mensual. Pero esta no nos dice cuánto combustible se usó en satisfacer nuestro apetito energético, ni la contaminación ambiental provocada, ni el costo real de la energía servida. Toda la información que se utilice debe de mostrar las intencionalidades energéticas tratadas anteriormente, se estima que esta etapa es imprescindible para lograr la Educación Energética para el Desarrollo Sostenible en el área de las Ciencias Exactas.

La segunda etapa, se refiere al dominio del contenido relacionado con la energía por parte de los estudiantes en el área de las Ciencias Exactas, pues así será la perdurabilidad y motivación de los ellos para aprender. El aprendizaje es una premisa para la integración entre lo instructivo y lo educativo.

Aprender supone la combinación de los factores internos y externos – en palabras de Vigotsky, caracterizado por la situación social del desarrollo – Promover el desarrollo integral de la personalidad del estudiante, es decir, activar la asimilación de conocimientos, destrezas y capacidades intelectuales en estrecha armonía con la formación de sentimientos motivaciones, cualidades, valores, convicciones e ideales. Es decir un aprendizaje que garantice la unidad y equilibrio de lo cognitivo y lo afectivo-valorativo en el desarrollo y crecimiento personal de los estudiantes es un requisito importante en el proceso de apropiación.

Las actividades que se utilicen deben movilizar todo el accionar pedagógico hacia el desarrollo del aprendizaje desarrollador, para que el estudiante se enfrente a situaciones concretas donde tenga que demostrar lo aprendido de forma independiente e integral. Además, la sostenibilidad se ha enfocado por los autores consultados sobre la idea de las necesidades y no sobre el compromiso de querer transformar la compleja realidad energética. Se estima que en un porciento elevado la responsabilidad por estas alteraciones sobre el Medio Ambiente recae sobre el comportamiento irresponsable del hombre.

La tercera etapa, se relaciona con la participación activa en los diferentes contextos de actuación de los estudiantes. En el entorno social el accionar del estudiante debe ser activo y transformador, aquí puede demostrar todo lo aprendido en las escuelas relacionado con la Educación Energética para el Desarrollo Sostenible. Se convierte en un promotor y divulgador de la ciencia al servicio de la humanidad. Además, el estudiante ya es capaz de realizar valoraciones críticas y autocríticas sobre los modos de actuaciones que inciden en el Medio Ambiente y en especial por la acción de los combustibles fósiles.

Esta educación muestra su pertinencia en la forma de expresar las problemáticas que más afectan el desarrollo armónico de las presentes y futuras generaciones. Al resaltar la necesidad de disminuir de forma gradual el derroche de energía; buscar nuevos métodos y técnicas para armonizar energías; desarrollar nuevas fuentes de producción de energía renovable y propiciar programas de educación integral sobre el uso, ahorro y distribución de la energía.

Por tanto, la Educación Energética para el Desarrollo Sostenible debe desarrollarse en un proceso pedagógico, que implique la formación del estudiante con una personalidad en la esfera motivacional-afectiva, pues en la medida en que se logren despertar: intereses, necesidades, motivos, permitirá que se traduzca en el plano de su actuación personal cambios significativos hacia la comprensión de los problemas energéticos globales que afectan a la humanidad, sus causas y medidas de solución. Y dirigirse a las siguientes direcciones educativas.

- Ayudar a crear una población sensible, conocedora, concientizada sobre la energía y sus sostenibilidad,
- Promover la creación de una educación ciudadana acorde a los requerimientos que el desarrollo sostenible impone,
- ayudar al mejoramiento de la calidad de vida humana,
- incorporar la Educación Energética a programas y a las actividades no formales y formales en los diferentes contextos educativos,
- promover la utilización sostenible de recursos energéticos naturales,
- incrementar la responsabilidad intergeneracionales con el desarrollo sostenible,
- desarrollar actitudes que conlleven al compromiso ético sobre el uso de las fuentes de energías,
ograr que no se rompa el nexo entre el pensar, el hablar y el actuar cuando de sensibilizar al individuo y de proteger el medio ambiente y los recursos energéticos.

El autor en este artículo ha propuesto como rasgo distinto de la Educación Energética para el Desarrollo Sostenible, el proceso de apropiación, aspecto que incide en el aprendizaje de los estudiantes del preuniversitario y en los modos de actuar de ello a nivel social. Esta educación condiciona una perspectiva nueva en las actuales transformaciones de las Ciencias Exactas y en las investigaciones en el campo de la Educación Energética. Su introducción y aplicación en el IPUEC “Granjita Siboney” del municipio de Báguanos demuestra su pertinencia y factibilidad.

CONCLUSIONES

Se ratifica la importancia de tratar en los programas de estudio de los sistemas educativos la problemática energética contemporánea, como una vía para preparar a los estudiantes en la significación del uso, ahorro y degradación de la energía producida por los recursos energéticos no renovables que inciden en la supervivencia de la especie humana en el planeta. Estos aspectos se incluyen como prioridades por la ONU y la UNESCO para cumplir con las exigencias del Decenio de la Educación para el Desarrollo Sostenible.

Con la nueva conceptualización de la Educación Energética para el Desarrollo Sostenible se contribuye al enriquecimiento de los marcos teóricos y metodológicos que hoy se construyen sobre la pedagogía del Desarrollo Sostenible y se favorece el aprendizaje de los contenidos en el área de las Ciencias Exactas, a partir del proceso de la apropiación en las actuales transformaciones del nivel medio superiores. Las etapas que caracterizan este proceso demuestran la complejidad del proceso y lo significativo que es integrar los aspectos instructivos y educativos de esta educación.

BIBLIOGRAFÍA
1. Asamblea Nacional del Poder Popular. Constitución de la República de Cuba. La Habana: Ediciones Política, 2010. 136 p.

2. Avila Guerra, Ernesto Ramón; Cruz Diéguez, Misael; Núñez Zaldívar, Guillermo Adalberto. La Educación Energética para el desarrollo sostenible: un desafío en el siglo XXI. [Documento en línea] http://www.eumed.net/rev/oidles/08/index.htm Observatorio Iberoamericano del Desarrollo Local y la Economía Social. [consultado: 12 sep. 2011]

3. CITMA. Agencia de Medio Ambiente. Estrategia Nacional de Educación Ambiental (ENEA). Documento. La Habana, Ediciones Academia, 2009. 45 p.

4. CITMA. Estrategia Ambiental Nacional. Anexo único a la Resolución 40/2007. Documento. La Habana: Ediciones Academia, 2010. 60 p.

5. CITMA. Ley 33/81 Protección del Medio Ambiente y el Uso Racional de los Recursos Naturales. Documento. La Habana; CITMA, 1981. 16 h.

6. CITMA. Ley 81/97 Medio Ambiente. Documento. La Habana; CITMA, 1997. 27 h.

7. CNUMAD. Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (Segunda Cumbre de la Tierra). Cuba: Ediciones Academia, 2002. 21 p.

8. CNUMAD. Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (Primera Cumbre de la Tierra). México: Ediciones Universidad Autónoma, 1992. 32 p.

9. Congreso Internacional de Didáctica de las Ciencias y al IX Taller Internacional de la Enseñanza de la Física (4: 1992; La Habana). Hacia la formación de un paradigma energético en la escuela y la sociedad cubana / Arrastía Ávila, Mario A. La Habana: Ediciones Educación Cubana, 2006. 18 p.

10. Congreso Internacional de Didáctica de las Ciencias y el VII Taller Internacional de la Enseñanza de la Física (2: 1990; La Habana). La Educación Energética: una propuesta curricular / Marlene Franco Suárez… [et al.]. La Habana: Ediciones Educación Cubana. 20 p.

11. Decenio de las Naciones unidas de la educación para el desarrollo sostenible. Sección de la Educación para el Desarrollo Sostenible. [Documento en línea] http://www.unesco.org/education. [consultado: 20 jun. 2008]

12. Delors, Jacques. La educación encierra un tesoro. Informe de la Comisión Internacional sobre Educación para el siglo XXI. París: Ediciones UNESCO, 1996. 44 p.

13. Documentos Metodológicos en Educación Energética para la preparación de profesores en Pinar del Río. Folleto y Programa/ Mario Caraballo González… [et al.]. La Habana: Ediciones Educación Cubana, 2007. 32 p.

14. Gil Pérez, Daniel; Vilches, Amparo. Década de la educación para un futuro sostenible (2005-2014) Llamamiento de Naciones Unidas a todos los educadores. En: Didáctica de las Ciencias. Nuevas perspectivas. Ciudad de la Habana: Ediciones Educación Cubana, 2008. p. 1-21

15. Evento Provincial de Universidad (2012; Holguín). La Educación Energética para el desarrollo sostenible: una alternativa en el siglo XXI / Ávila Guerra, Ernesto Ramón; González Bello, Segifredo Luis; Proenza García, Joaquina Lucia. Holguín: Ediciones Educación Cubana, 2011. 16 p.

16. Macedo, Beatriz. Cultura y formación científica: un derecho de todos. En: Didáctica de las ciencias: nuevas perspectivas. La Habana: Ediciones Educación Cubana, 2008. p 22-28

17. López de Almeida, Pacca Jesuína; Ferreira Herrique, Katia. Dificultades y estrategias para la enseñanza del concepto de energía. ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS. (España) 1: 159 -166.

18. Pérez Alí, Osmán; de Jesús, Edilberto. La superación profesional para la Educación Energética de profesores de los institutos superiores pedagógicos. Holguín, ISPH “José de la Luz y Caballero”, 2009. 120 h. (Tesis de Doctorado, Ciencias Pedagógicas)

19. Taller Internacional, la Matemática, la Física y la Informática en el siglo XXI. FIMAT XXI (2:2011; Holguín). Tareas docentes: una vía que favorece el aprendizaje de la Educación Energética para el desarrollo sostenible en el área de Ciencias Exactas/ Ernesto Ramón Avila Guerra, Ernesto Ramón… [et al.]. Holguín: Ediciones Educación Cubana, 2011. 17 p.

20. VI Congreso del PCC. Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. La Habana: Ediciones Política, 2011. 38 p.



Síntesis curricular del Autor

MSc. Ernesto Ramón Ávila-Guerra. Profesor Asistente. Coordinador de Ciencias Exactas y Naturales de la Filial Universitaria Pedagógica de Báguanos. Cuba.
E-mail: ernesto@ucp.ho.rimed.cu
Dirección del centro de trabajo. Filial Universitaria Pedagógica de Báguanos. Calle G No 36 % 5 y 6. Báguanos. Holguín CP 82 500



Fecha de Recepción: 19 de julio 2011

Fecha de Aprobación:
02 de abril 2012

Fecha de Publicación:
13 de abril 2012



 

 

 

 

 

 
 

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.