Revista Electrónica " Ciencias Holguín"
     

Trimestre julio-septiembre

Año XVIII,  No. III,  Mes julio 2012
ISSN 1027-2127
TITULO: Tendencias de la educación energética en la formación de profesores en Cuba
TITLE: Trends in energy education applied to teacher training in Cuba
AUTORES:

Zaimar Domínguez-Claro. zaimar@ucp.ho.rimed.cu

Nelsy Perfecto Pérez-Ponce de León. nelsyp@ucp.ho.rimed.cu

Institución de los autores Universidad de Ciencias Pedagógicas “José de la Luz y Caballero” Holguín.
PAIS:

Cuba

RESUMEN
Presenta un estudio tendencial de las principales etapas en la evolución del proceso de educación energética desde la perspectiva de la formación inicial del profesor de Matemática y Física, que toma como base clasificatoria los procesos que ocurren en la superestructura y su influencia paulatina en la educación. Ello permite la sistematización de la información y la síntesis de la evolución de la educación energética hasta la actualidad, y la elaboración de sugerencias metodológicas para el colectivo pedagógico como estructura metodológica de las universidades de ciencias pedagógicas cubanas.
PALABRAS CLAVES: EDUCACIÓN ENERGÉTICA; TENDENCIAS HISTÓRICAS; COLECTIVO PEDAGÓGICO.

ABSTRACT
The work presents a trend study of the main stages in the evolution of energy education process from the perspective of initial teacher of Mathematics and Physics, which is based on classifying the processes occurring in the superstructure and its gradual influence in education. This allows the systematization of information and the synthesis of the evolution of energy education to this day, and the development of methodological suggestions for the educational group as a methodological structure in universities of Cuban pedagogical sciences.
KEY WORDS: EDUCATION ENERGY; HISTORICAL TRENDS; EDUCATIONAL GROUP.

INTRODUCCIÓN
En este trabajo se fundamentó la necesidad de la educación energética, a partir de una síntesis del impacto ambiental y social de la producción y consumo de energía. Ello da pie al estudio de la evolución histórica de la educación energética.

La escuela es la institución encargada de fomentar la dirección científica del proceso pedagógico de la educación energética. Para que ello sea posible se requiere una visión histórica de la problemática energética y medioambiental, que trascienda lo que se ha hecho en la escuela, al tener en cuenta sus condicionantes. El objetivo del trabajo es sintetizar la evolución histórica de la educación energética y su estado actual y derivar sugerencias metodológicas para el tratamiento didáctico en la carrera de Matemática Física en las universidades de ciencias pedagógicas.

MATERIALES Y MÉTODOS
El empleo de métodos del nivel teórico, específicamente el histórico lógico y el analítico sintético, combinados con la experiencia de los autores permitió la determinación de etapas distintivas de la educación energética y sugerencias metodológicas para los profesores de las mencionadas universidades.

Para realizar este estudio tendencial se efectuaron conversaciones con profesores de experiencia y se consultaron periodizaciones realizadas en tesis de maestrías y doctorados referidas a la formación inicial del profesional de la educación en Cuba (Morales Crespo, C., 2003; McPherson Sayú, M., 2004) a la formación inicial del profesional de la educación secundaria básica (Pupo Lorenzo, N., 2000). Se realizó, además, la revisión de planes de estudios y otros documentos.

RESULTADOS DEL TRABAJO
En este trabajo se presenta una síntesis de las tendencias históricas en la educación energética en Cuba, referida particularmente en la formación de profesores de Matemática y Física. A tal efecto se comprobó que este material sirve de consulta a los profesores que investigan el tema así como a otros que les necesario para la dirección del proceso de educación energética.

Tendencias históricas de la educación energética en la formación de profesionales de la educación en Cuba.

En la educación energética subsume necesariamente la idea de que los problemas ambientales que nos afectan, los energéticos en particular, tienen su origen en el pasado, por tanto, se toma el carácter histórico del desarrollo de los fenómenos (Miranda V. 1997). Con el epígrafe se caracteriza la evolución de las concepciones acerca de la educación energética en la formación inicial de los educadores. Para ello se elaboraron los
siguientes indicadores de análisis:
• Tendencias del tratamiento de los problemas energéticos desde las perspectivas de la superestructura en el contexto nacional e internacional (Miranda, V., 1997).
• Inclusión de la temática energética en el modelo del profesional y en los programas de asignaturas durante la formación inicial del educador.
• Vías utilizadas para fomentar la educación energética en la formación inicial del educador.
• Implicación del colectivo pedagógico en la educación energética.
Primera etapa 1959-1973: Gestación de la necesidad y creación de las condiciones para la educación energética.

Los foros nacionales e internacionales no abordan la cuestión educativa como aspecto esencial para resolver los problemas que se avizoran. Por ejemplo el I Fórum de Energía Eléctrica, realizado en 1963, y la Reunión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y sus Recursos, patrocinada por la UNESCO en 1960, no incluyen el aspecto educativo del problema energético; aun no trasciende a la conciencia social.

En esa década, en Cuba, se forman profesores para el nivel secundario en dos especialidades, pero no se conciben objetivos y vías para fomentar la educación energética; sin embargo, se produce una serie de hechos que aseguran las condiciones para hacerlo más tarde. En 1964 se crean las facultades pedagógicas adscriptas a las universidades. Tres años después se edita un documento para la elaboración de los planes de estudio, pero este no contempla la necesidad de la educación energética. Esta carencia continúa en los programas para el Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce Domenech, que inicia en 1972.

El trabajo metodológico se organiza principalmente desde las cátedras, por asignaturas, con un alto nivel de especialización, que no favorece la interdisciplinariedad para el abordaje de la educación energética (Pupo Lorenzo, N., 2000).
Segunda etapa: 1974-1991: De inicio del enfoque educativo desde la perspectiva del ahorro energético.

La proyección educativa de la educación energética inicia con la creación, en 1974, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y el Inicio del Programa Internacional y Seminario Internacional de Educación Ambiental, que tuvieron como sede a Belgrado, Yugoslavia en 1975. En Cuba, la política sobre medio ambiente y ahorro de energía tiene su estatuto primario en la Constitución de la República y en los documentos del I Congreso del Partido; así, en 1976 se promulga la Circular 56 Disposición para el ahorro de la energía eléctrica en los diferentes centros de estudio con horario vespertino o nocturno. Esta circular solo exige el plan del uso de la energía eléctrica y medidas encaminadas a su ahorro.

Los foros nacionales e internacionales comienzan a abordar la cuestión educativa como aspecto esencial para resolver los problemas derivados de la producción y el uso de la energía. Se realiza en 1979 el primer Seminario Nacional de Educación Ambiental del MINED, y en los años 1984 y 1987 el I y II Fórum Nacional de Energía. Se crea en 1983 la comisión nacional de energía. Aunque prevalecen los aspectos tecnológicos, irrumpe la vertiente educativa limitada a medidas de ahorro, de manera que aún la educación energética no se vislumbra como esencia del desarrollo sostenible.

Con la creación, en 1976, del Ministerio de Educación Superior y el inicio del Plan de Estudio A, los profesores se forman por especialidades para todos los subniveles educativos, excepto en la educación infantil. Los cambios curriculares de los Planes de Estudio B (1882) y C (1990) no afectaron esa concepción de formación de profesores, aunque incluyen objetivos relacionados con la educación medioambiental, pero no con la educación energética.

El colectivo pedagógico no realiza un tratamiento diferenciado del tema de la energía. Por lo general no se coordinan actividades con intencionalidad educativa. El trabajo metodológico sigue organizándose por asignaturas, con un enfoque de especialización, que no favorece la interdisciplinariedad requerida para la educación energética.
Tercera etapa 1992-2002: De inicio del enfoque educativo como parte esencial de la solución de los problemas energéticos.

En 1992 se produce la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro, foro que ratifica y enfatiza en el concepto de desarrollo sustentable (Miranda, V. 1997). En Cuba, en esos años se hizo un balance del desempeño energético a raíz de las insuficiencias del Sistema electroenergético nacional. De ese proceso se derivan programas y acciones nacionales dirigidas al cuidado del medio ambiente y al uso racional de la energía, que confluyen en la Revolución Energética y condujeron a la proyección de la educación energética de las actuales y futuras generaciones.

La Resolución económica del V Congreso del Partido Comunista de Cuba( octubre de 1997), en su parte referida a las perspectivas de la economía cubana, explicita la necesidad de incluir de la educación energética en el proceso docente-educativo del Sistema nacional de educación (MINED). En ese año se implementa la Estrategia nacional de educación ambiental del Ministerio de Ciencias, Tecnología y Medio Ambiente y se impulsa el Programa de ahorro de electricidad de Cuba (PAEC), que toma a la educación energética de la población como uno de sus pilares.

El MINED, en 1998, elaboró el Programa de ahorro de energía (PAEME), que tiene como objetivo general contribuir a la formación, en las actuales y futuras generaciones, de una conducta cívica responsable, la cual, partiendo del conocimiento de la situación energética actual del país, garantice la toma de conciencia de la necesidad del uso racional de la energía eléctrica y su ahorro.

El PAEME marca el inicio sistemático y sistémico de la educación energética. En lo adelante se incluyen objetivos específicos relacionados con la educación energética en los programas de las asignaturas y se responsabiliza a los profesores con la dirección del PAEME, incluidas las Facultades de Ciencias de los Institutos Superiores Pedagógicos. Ello determina la necesidad de buscar vías para lograrlo, que se circunscriben a la didáctica de las asignaturas acompañada de acciones pedagógicas no sistémicas (McPherson, M., 2004; Pupo Lorenzo, N., 2000).

En esta década comienzan a realizarse investigaciones pedagógicas relacionadas con el
concepto de energía, asimismo, se divulgan y ponen en vigor cartas, resoluciones, programas y medidas dirigidas al ahorro. También cambia la estructura para el trabajo metodológico al formarse los departamentos docentes por áreas del conocimiento y se produce un auge de las investigaciones didácticas con un enfoque interdisciplinar, que favorece el trabajo de los colectivos pedagógicos.

Cuarta etapa 2003 hasta la actualidad: De desarrollo de la educación energética para el desarrollo sostenible y fomento de su investigación educativa.

En el año 2002 se realiza en la República de Sudáfrica la Cumbre de Johannesburgo para valorar los mismos problemas que vienen perfilándose desde Estocolmo. Los debates son intensos porque diez años después de la Cumbre de la Tierra, la situación global del medio ambiente ha empeorado considerablemente.

Los foros nacionales e internacionales centran cada vez más la atención en la educación energética como aspecto esencial para el desarrollo sostenible. Se incrementan las investigaciones pedagógicas relacionadas con esta temática. El ahorro de energía recibe una alta prioridad en los medios de difusión, que incluye los cursos de Universidad para todos Hacia una conciencia energética, Introducción al estudio del medio ambiente y reiteradas propagandas televisivas y radiales

A partir del curso 2003-2004, se emprenden transformaciones radicales en la secundaria básica y luego en la educación preuniversitaria y técnica profesional las cuales dejan su impronta en la formación de educadores. Desde entonces la educación energética queda en los objetivos generales de las carreras, aspecto que se mantiene en los actuales Planes D. Estos avances aún no trascienden, de manera generalizada hasta el trabajo del colectivo pedagógico y el que se realiza en los departamentos docentes, al no focalizar las potencialidades de los contenidos para la educación energética.

El colectivo pedagógico, sus funciones y potencialidades para conducir la educación energética de los profesionales en formación

El colectivo pedagógico de año o grupo es el conjunto de profesores de diferentes especialidades que trabaja con un mismo grupo de alumnos (Labarrere, G. y Valdivia, G. 1988). Es a este órgano al que se hace referencia y el objeto que ocupa el análisis posterior. El propósito del colectivo pedagógico de año o grupo es lograr el cumplimiento, con calidad, de los objetivos del año mediante la integración de los aspectos educativos e instructivos. Dentro de sus funciones se encuentran (Artículo 40 de la RM 210/07) las siguientes:
• La creación de la estrategia educativa del año, encaminada al logro de los objetivos.
• La participación en el proceso de diagnóstico integral y evaluación de los integrantes de la brigada o grupo estudiantil.
• La conducción y control sistemático de la marcha del proceso docente educativo y del cumplimiento de los proyectos educativos del grupo, desarrollando acciones para eliminar las deficiencias detectadas y proponiendo las medidas que permitan su ascenso cualitativo.

El análisis realizado y las aportaciones de investigaciones realizadas en el área de la educación energética señalan la función del colectivo pedagógico en dicha educación, ya que es en este órgano donde se planifican y organizan las acciones para el logro de los objetivos. A continuación se ofrece una propuesta didáctica que desarrolla el colectivo pedagógico, orientada hacia la dirección del proceso de educación energética en la formación inicial del profesor de Matemática y Física.
• Incluir en el diagnóstico pedagógico integral inicial, la determinación del estado inicial de los estudiantes en relación con la educación energética.
• Realizar acciones para que los sujetos formadores alcancen el dominio del término educación energética y de las exigencias educativas que ello implica.
• Seleccionar, por cada profesor, los contenidos de su asignatura relacionados con la problemática energética.
• Identificar los nexos entre los elementos del contenido que los profesores seleccionaron de antemano y determinar el nivel de sistematicidad con que es posible darle tratamiento.
• Diseñar tareas integradoras de contenidos relacionados con la energía, sustentado en una eficiente base orientadora y el vínculo de la teoría con la práctica.

En el diseño de estas tareas integradoras se tienen en cuenta los siguientes requisitos:
o Partir de los resultados del diagnóstico inicial.
o Aplicarse con flexibilidad, según la localidad de la sede central de la universidad y el lugar donde cada estudiante vive y realiza la práctica laboral.
o Vincular el contenido científico con la vida.
o Utilizar el experimento como elemento estimulador.
o Propiciar el trabajo investigativo que implique la búsqueda de información sobre procesos tecnológicos y educativos, así como la confección de informes que contengan acciones para el ahorro de energía.

CONCLUSIONES
La aplicación conciente del método histórico-lógico y el analítico-sintético aplicado a la documentación fáctica y a la bibliografía consultada han conducido a los autores a las siguientes conclusiones.

• Los foros y eventos nacionales e internacionales demuestran que los últimos 25 años han sido cruciales en la comprensión de que la educación energética es una arista principal en la solución de la problemática energética internacional. En el plano nacional se han dado hechos concretos que atestiguan la evolución desde una perspectiva parcializada, dedicada solo al ahorro, hasta la creación de estructuras, leyes, decretos e indicaciones que implican totalmente a la escuela en la situación educativa que se viene analizando.

• Las vías para la educación energética han transitado desde una visión pragmática centrada en medidas de ahorro, el tratamiento educativo como contenido de las asignaturas, hasta la perspectiva transversal e interdisciplinar, carentes aún de una sistematización teórica profunda.

• El análisis tendencial de las concepciones acerca de la educación energética en la formación inicial de los educadores, permitió delimitar cuatro etapas. A lo largo de este proceso, resulta evidente la transición hacia un estadio superior en la formación inicial de profesores, en cuanto a educación energética se refiere.

• La importancia del colectivo pedagógico en su función educativa es ampliamente reconocida. Desde la perspectiva que se esboza, esta estructura, aun con la insuficiente sistematización teórica existente, puede asegurar las relaciones e influencias propias de un enfoque integrador para la educación energética.

BIBLIOGRAFÍA
1. Arrastía Ávila, Mario Alberto. Algunas ideas sobre los aspectos conceptuales, éticos y metodológicos de la educación energética. Acciones realizadas para lograr la educación energética en la sociedad cubana. En: Educación y energía: propuestas sobre educación energética y desarrollo sostenible. Santiago de Compostela, 2006. p. 123-135.

2. Castro Ruz, Fidel. Informe Central al V Congreso del PCC. Granma (La Habana): 2-4, 12 oct. 1997.

3. Comisión Nacional de Energía (CNE). Resumen de ponencias del Primer Fórum nacional de energía. Revista Energía (La Habana) 5 : 221-228, may-jun. 1986.

4. Cuba. Ministerio de Educación Resolución Ministerial No. 10 / 06. Ahorro de electricidad, agua y combustible. La Habana : Ed. MINED, 2001. 10 p.

5. Cuba. Ministerio de Educación Superior. Resolución Ministerial 210 / 2007: Reglamento del trabajo docente y metodológico en la Educación Superior. La Habana : Ed. MINED, 2007. 15 p.

6. Labarrere Reyes, Guillermina. Pedagogía / Guillermina Labarrere Reyes, Gladys E. Valdivia Pairol. La Habana : Ed. Pueblo y Educación, 1998. 354 p.

7. McPherson Sayú, Margarita. La dimensión ambiental en la formación inicial de docentes en Cuba. Una estrategia metodológica para su incorporación. La Habana; UCP “Enrique José Varona, 2004. 130 h. (Tesis de doctorado, Ciencias Pedagógicas).

8. Miranda Vera, Clara Elisa. Filosofía y Medio Ambiente, una aproximación teórica. México: Ediciones Taller Abierto, 1997.

9. Morales Crespo, Carlos. Diplomado en Educación Energética desde las Ciencias Naturales para profesores de Secundaria Básica del municipio Camagüey. Camagüey; UCP “José Martí Pérez”, 2003. 80 h. (Tesis de maestría, Investigación Educativa).

10. Pupo Lorenzo, Noemi. Estrategia metodológica para el desarrollo de una cultura energética a través de las Ciencias Naturales y Física en la Secundaria Básica del municipio de Holguín. Holguín; UCP “José de la Luz y Caballero”, 2000. 80h. (Tesis de maestría, Ciencias de la Educación).



Síntesis curricular de los Autores


Zaimar Domínguez-Claro.
Profesora Asistente de la Universidad de Ciencias Pedagógicas José de la Luz y Caballero. Graduada de Licenciada en Educación en la especialidad de Física-Electrónica, en 1999. Actualmente dirige el departamento de Medios de Enseñanza en esta universidad. Ha participado en disímiles eventos nacionales e internacionales relacionados con la educación energética, que es su tema de investigación; de igual manera ha recibido varios cursos de superación y diplomados sobre su quehacer profesional. Aspirante a doctor en Ciencias Pedagógicas. zaimar@ucp.ho.rimed.cu

Nelsy Perfecto Pérez-Ponce de León. Profesor Auxiliar de la Universidad de Ciencias Pedagógicas José de la Luz y Caballero, institución en la que se graduó en 1983 como Licenciado en Educación en la especialidad de Física. Se ha desempeñado como jefe de cátedra, subdirector de escuela, metodólogo municipal y provincial de física y profesor de esta asignatura en el IPE provincial de Holguín. En la mencionada universidad como jefe de disciplina, jefe de departamento, decano y rector. Colaboró en la universalización de la educación superior en la República Bolivariana de Venezuela. Ha desarrollado diversas investigaciones, ha sido jefe de proyecto y ha participado en diversos eventos internacionales con ponencias, conferencias y cursos preevento. Obtuvo el grado de Doctor en Ciencias Pedagógicas en el año 2002. Tiene publicaciones en revistas internacionales. Actualmente es jefe de la Carrera de Matemática Física en la universidad donde labora y es miembro de la Comisión Nacional de dicha carrera. nelsyp@ucp.ho.rimed.cu

Centro de trabajo: Universidad de Ciencias Pedagógicas “José de la Luz y Caballero” Holguín. Cuba. Avenida de los Libertadores Km 3 ½. Holguín. Cuba.

 

 

Fecha de Recepción: 29 de octubre 2011

Fecha de Aprobación:
01 de diciembre 2011

Fecha de Publicación: 18 de julio 2012


 
 

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.