Documento sin título
Ciencias Holguín,                   Revista trimestral,               Año XIX, abril-junio  2013


Aproximación a los desafíos que generan conflictos en los adolescentes de secundaria básica / An approach tothe conflict-generating challengesamong adolescents injunior high



María Isabel García-Pujadas mgarcia@ucp.ho.rimed.cu *

Roberto Pérez-Almaguer robertopa@ucp.ho.rimed.cu **

Raysa Hernández-Batista raysa@ucp.ho.rimed.cu **


Institución de los autores
*
ESBU "Abel Santamaría Cuadrado”
** Universidad de Ciencias Pedagógicas ”José de la Luz y Caballero”. Holguín. Cuba

PAÍS: Cuba

RESUMEN
Este trabajo abordó aspectos significativos relacionados con los desafíos que generan conflictos en los adolescentes de secundaria básica, lo que atenta contra la formación integral de las nuevas generaciones y se convierte en tarea de primer orden de los educadores en correspondencia con las demandas del Modelo de Escuela Secundaria Básica. Se demostró la necesidad y posibilidad de realizar  la orientación educativa en la escuela desde la propia dinámica del proceso formativo, lo que conduce a la elaboración de una concepción pedagógica de orientación educativa para  la solución de conflictos generados por los desafíos de la convivencia, tomados como referentes los desafíos y conflictos de la convivencia a partir de las tareas de desarrollo de la edad en correspondencia con la realidad de la sociedad cubana actual.
PALABRAS CLAVE: ORIENTACION EDUCATIVA; CONFLICTO; CONVIVENCIA; DESAFIO

ABSTRACT
This work addressed significant issues related to the conflict-generating challenges `among adolescents in junior high school, which goes against the formation of the new generations and becomes a top priority task for educators as in regards with the demands of the l Secondary School Mode. It showed the need and possibility of educational guidance in schools based on the dynamics of the learning process, which leads to the development of a pedagogical educational guidance for resolving conflicts generated by the challenges of coexistence, by taking the challenges and conflicts of coexistence from development tasks of age in correspondence with the reality of Cuban society.
KEYWORDS: EDUCATIONAL GUIDANCE; CONFLICT, COEXISTENCE; CHALLENGE

INTRODUCCIÓN
Las transformaciones educacionales que acontecen en la escuela cubana, se corresponden con las demandas del desarrollo de la cultura general integral en toda la población las que llegan a ser trascendentes en la Educación Secundaria Básica. Dichas trasformaciones se concretan en el Modelo de Escuela, el cual exige la formación integral de adolescentes, en aras de una mejor preparación para la inserción activa en la sociedad y la preservación de sus conquistas.

Los adolescentes, como parte de la sociedad cubana, se forman en un contexto social complejo con cierto grado de heterogeneidad, donde convergen factores facilitadores del desarrollo y factores de riesgo, con quienes tienen que convivir. Al insertarse en esa trama de relaciones sociales, si no cuentan con una adecuada orientación para identificar las oportunidades y amenazas, se les dificulta la toma de decisiones y el desarrollo de habilidades sociales que favorezcan la solución de conflictos.

Esta realidad requiere mayor orientación educativa en la escuela a partir de la comprensión de los retos que enfrenta la sociedad y que imponen desafíos a los adolescentes con énfasis en los valores, cuestión que requiere ser abordada desde la integración de influencias educativas. Del mismo modo se demanda una profundización de los argumentos psicológicos que sustentan la dirección del proceso pedagógico en la formación integral de la personalidad del adolescente para la solución de conflictos en el contexto escuela-familia a partir de las influencias de padres y docentes.

En investigaciones realizadas por M. García (2009) sobre algunos adolescentes de secundaria básica y su orientación, se observaron valoraciones y reflexiones inadecuadas, incorrectas autovaloraciones, antivalores, malas relaciones interpersonales, frustraciones, poca aceptación y, por consiguiente, baja autoestima, bajo nivel de compromiso, intento suicida, adolescentes con desarrollo anómalo de la personalidad: con agresividad, impulsividad y rasgos histriónicos, poca motivación escolar con bajo rendimiento docente y desvinculación, unidos a sentimientos de soledad y depresión, falta de proyecto de vida creativo, lo que atenta contra la convivencia escolar. Todo lo anterior permitió determinar las siguientes causas:

Las acciones de orientación se limitan a superar las carencias que pueden presentarse al adolescente, lo que limita la orientación de la personalidad para cumplir las tareas de la edad, como es la convivencia.

  • La orientación educativa que desarrolla el profesor de secundaria básica se limita a un área de orientación en específico, lo cual atenta contra la preparación del adolescente desde la unidad de influencias educativas y potencialidades del carácter integral de la orientación

Los elementos teóricos y prácticos antes señalados, permitieron reconocer la presencia del siguiente problema científico: ¿Cómo orientar a adolescentes y sus familias para la solución de conflictos generados por los desafíos de la convivencia escolar en secundaria básica?
Las investigaciones realizadas hasta el momento y la experiencia profesional de los autores, revelan que los profesores de secundaria básica demandan de una preparación científicamente fundamentada para realizar una labor de orientación educativa a adolescentes y familias.

MATERIALES Y MÉTODOS
Entrevistas a directivos y responsables en este campo, consultas bibliográficas y de  documentos, estadísticas de intentos suicidas en la provincia Holguín durante 10 años, experiencia profesional pedagógica por más de 20 años y como responsable de salud escolar y trabajo preventivo.

 RESULTADOS DEL TRABAJO
El desarrollo de los y las adolescentes está sometido a un intercambio activo, dirigido y espontáneo en sus contextos que los implica para la búsqueda de alternativas ante las variadas influencias de la familia, los grupos, la comunidad, la escuela o la sociedad en general. Las actuales circunstancias sociales y políticas convierten el tema de la convivencia de los adolescentes en una línea de obligatorio desarrollo, tanto desde la propia influencia  familiar y social, como desde el ámbito educativo escolar a partir de la necesidad de ajuste de las acciones educativas a las características de la comunidad en la que se desarrolla la vida del adolescente.

El proceso de educación de la personalidad del adolescente depende en gran medida de la convivencia que se sostenga con las personas que circundan su vida, a partir de asumir la idea de Torroella de “que el saber convivir es probablemente el aprendizaje más importante del desarrollo personal”. Este autor fundamenta la educación para la vida basada en los aprendizajes básicos, los que constituyen facetas de la vida humana que deben ser incorporados al trabajo educativo para el desarrollo humano de las personas.
Se consideró oportuno en el proceso de sistematización teórica de la convivencia escolar del adolescente en las condiciones actuales de la secundaria básica, centrarse en los procesos que se dan en este tipo de escuela y que favorecen o limitan el propio desarrollo de la convivencia en estos estudiantes. Ello requiere considerar el papel del profesor para dirigir los procesos particulares de manera que se consolide el trabajo en función de la formación integral del adolescente sobre la base de una convivencia armónica y feliz.

Desde estos referentes, se define la convivencia escolar en secundaria básica como: un proceso de relaciones dinámicas de comprensión, cooperación y valoración que se constituye en el escenario de la integración de las influencias educativas de los diferentes contextos en las que esta se expresa y en configuración que determina la resiliencia del adolescente para la solución de conflictos generados por los desafíos de la convivencia, como parte de las propias tareas de la edad.

Las tareas de la edad no deben ser imposibles de cumplir; a ello contribuye la orientación, pues su función preventiva y desarrolladora es precisamente facilitar que, desde su situación particular, logre vencer estas tareas y alcance un desarrollo adecuado. Al respecto, Torroella plantea un sistema de tareas educativas o del desarrollo (adolescencia entre 12 y 15 años), correspondientes a objetivos educacionales de esta edad. Dentro de estas se destacan las tareas que se relacionan con la actitud, actividades y conducta hacia los demás y los grupos (convivencia interpersonal y grupal).

El cumplimiento a estas tareas constituye un desafío que debe afrontar constantemente, que entorpecen su desarrollo personal y al no poder lograrlo, generan conflictos, por lo que se puede afirmar que cualquier desafío genera conflicto, impidiéndole pasar a otra etapa superior del desarrollo que le corresponda alcanzar.

La convivencia escolar debe fomentarse a partir de contextos educativos donde todos los actores contribuyan a producir y mantener un clima de respeto y colaboración, donde los conflictos sean considerados como una parte normal de la vida y sean abordados de un modo formativo. Para ello el profesor debe jugar su papel de mediador, entiéndase la mediación como la intervención de una tercera parte en un conflicto con el propósito de contribuir a su debilitamiento o solución.

El tema del conflicto ha sido estudiado desde tres grandes perspectivas:

  • Psicológica: lo ubica en las motivaciones y en las reacciones individuales.
  • Sociológica: lo ubica en las estructuras sociales como las escuelas.
  • Psicosocial: lo ubica en la interacción de los individuos entre sí o de los individuos con el sistema social

En el caso de la convivencia escolar en secundaria básica la orientación en la resolución de conflictos es oportuno tratarlos de forma global, compensatorios uno de otro, teniendo en cuenta las emociones, sentimientos y necesidades de los adolescentes. De este análisis, y teniendo en cuenta las tareas de desarrollo de la edad, se sintetizan los principales conflictos que se generan de la convivencia escolar y que requieren de la orientación educativa del profesor, entre los que se encuentran los siguientes:

Conflictos generados por los desafíos que debe afrontar el adolescente:

     DESAFÍO

             CONFLICTO GENERADO

  • Aceptación de  sí  mismo
  • conflictos en interpretar adecuadamente los hechos que percibe, lo cual no le permite adaptarse a situaciones de la convivencia y así poder desarrollar la resiliencia.
  • conflictos en cómo consolidar sus cualidades para relacionarse con los demás de forma acertada.
  • conflictos entre cómo lograr su independencia y el desarrollo de su identidad personal.
  • conflictos entre sus verdaderas capacidades físicas e intelectuales y el querer realizar acciones que el grupo le exija.
  • conflictos entre la admisión de sus características físicas y la crítico de los demás.   
  • Aceptación del grupo de   paraiguales

 

  • conflictos en aprender y cómo practicar normas sociales y de convivencia prosocial, que le permita ser cooperativo, colectivista y creativo.
  • conflictos entre lo que comprende por lealtad y ganarse la confianza de sus compañeros.
  • conflictos en cómo desarrollar habilidades personales para convivir y llevarse bien con los paraiguales.
  • Orientación       vocacional
  • conflictos entre lo que aspira y lo que es capaz de hacer para conseguir metas o propósitos.
  • conflictos en la toma de decisiones para la continuidad de estudios teniendo en cuenta sus gustos y posibilidades reales, las exigencias de los padres y las ofertas de carreras en  correspondencia con las necesidades del territorio.
  • conflictos ante las exigencias y apoyo de los padres y su responsabilidad para cumplir con sus exigencias.
  • Establecimiento  de relaciones  adecuadas  con la familia.

(aceptación de la familia  hacia él y de él  hacia la familia)

  • conflictos en las relaciones interpersonales con sus padres o tutores y otros convivientes a los que reclaman sean más flexibles y comprensivos.
  • conflictos en mantener buenas relaciones con la familia y en cumplir con los roles correspondientes que esta le exige que haga.
  • conflictos entre su deseo de independizarse de los padres y el concientizar la forma en que dependan de ellos.
  • Comprensión de una sexualidad responsable

 

  • conflictos ocasionados por las decepciones amorosas.
  • conflictos en la búsqueda de aceptación por el sexo opuesto.
  • conflictos de género.
  • conflictos entre las presiones en las relaciones de pareja y los  deseos sexuales.
  • Establecer metas de acuerdo a sus posibilidades
  • conflictos entre establecer metas y las posibilidades reales que  tiene  para lograrlas.
  • Conflictos entre exigencias de la educación y su proyecto de vida
  • Identificación  de estilos de  afrontamiento  ante los fracasos  (búsqueda de  información,  de apoyo social,  alternativas de  solución)
  • conflictos en la percepción del divorcio de los padres.
  • conflictos entre lo que idealizó y no logró y afrontar el fracaso ocurrido ante los demás compañeros.
  • Adquisición de  mayor
  •  Responsabilidad  social e individual

 

  • conflictos entre la capacidad para valorar e interpretar la realidad objetiva y los conocimientos que tiene de los hechos y fenómenos  sociales que lo rodean.(saber de dónde provienen males sociales como pérdida de valores, males que los agobian como la droga, prostitución, pornografía, entre otras).
  • conflictos entre el nuevo sistema de relaciones sociales y su capacidad de adaptación a la secundaria básica.  

La práctica pedagógica indica la necesidad de estructurar la orientación educativa desde una posición integradora que responda a las demandas de los contextos de actuación en los que se desarrolla la vida de los adolescentes.

En la sistematización de las tendencias de la orientación, investigadores cubanos como A. García (2001), J. Del Pino (2006), S. Recarey (2006), R. Pérez (2007), Y. Cuenca (2010), han hecho énfasis en la necesidad de continuar configurando su identidad científica y algunos profundizan en la necesidad de asunción de la orientación educativa en la dirección del proceso formativo de la escuela cubana desde la tendencia integrativa. Esta, a pesar de poseer un incuestionable valor por las exigencias en la formación integral de los sujetos, se revela como un proceso aún carente de un basamento teórico que respalde su instrumentación en la escuela, aunque la fundamentan como la que debe ser desarrollada en el contexto escolar, por la necesidad de una mayor inserción de la orientación con la institución escolar. Desde esta óptica, se considera la orientación como proceso que debe ser desarrollado por docentes, conscientes de su papel como agentes de cambio mediante su labor educativa, desde una comprensión más social de los problemas de los escolares y sus posibles soluciones.

En el caso de la convivencia, se reconocen los trabajos de Gustavo Torroella (1999-2002), psicólogo que dedicó parte de su vida a esta ciencia y realizó varios aportes sobre aprender a convivir y aprender a vivir, de incuestionable valor, pero no fundamenta suficientemente cómo instrumentar este aprendizaje en la práctica pedagógica.

Desde este punto de vista, no se concibe la orientación paralela e independiente al proceso docente educativo, si no que se integre al mismo. En consecuencia, se define esta como “un proceso de mediación a través de niveles de ayuda que se ofrecen con la utilización de métodos, técnicas e instrumentos de orientación psicológica para generar unidades subjetivas desde la situación social del desarrollo de cada educando, que estimulen el despliegue de sus potencialidades y las de su contexto para la satisfacción de las necesidades educativas, conforme a las tareas del desarrollo de la edad que garantizan el  crecimiento personal desde el proceso pedagógico que se desarrolla en las instituciones educativas”. R. Pérez (2007)

La precisión de la orientación como proceso de mediación está en correspondencia con la teoría vigotskiana que considera al sujeto en una posición activa, a través de la cual se apropia de la experiencia social acumulada por la humanidad, mediante la actividad y con la ayuda de los otros, en un proceso mediatizado por instrumentos y signos. De ello se infiere que el proceso de desarrollo está mediado por la acción de los otros, lo que demuestra que la orientación educativa es un proceso eminentemente interactivo, de mediación.

La orientación educativa desde la visión que se analiza, como proceso de mediación, requiere de la ayuda que promueve y facilita en el sujeto un nivel de realización, una apropiación y un aprendizaje que permita un nivel de desarrollo. En consonancia con ello, J. Del Pino (1998) define la orientación como un proceso de ayuda, asumida esta como relación profesional donde se movilizan, en función del crecimiento personal, los recursos personales de un sujeto en un contexto educativo que lo facilite.

La orientación se convierte en un proceso potenciador de aprendizajes básicos y de crecimiento personal, que se revierte en la solución de los problemas que enfrentan los adolescentes de secundaria básica en sus contextos de actuación. De este modo, constituye una exigencia y necesidad de la educación de la personalidad en las instituciones educativas y en el contexto familiar.

En las últimas décadas, la orientación educativa ha tomado alcance para la renovación educativa en contraposición a las concepciones tradicionales de educación, en lucha por alcanzar la plenitud y desenvolvimiento completo del adolescente. Esta situación ha exigido la profesionalidad de los docentes en el trabajo de orientación como una exigencia ante los retos de la educación en el nuevo siglo traducido en: “Un profesional capaz de interiorizar su papel en la orientación, realizar análisis crítico sobre las potencialidades del proceso que dirige y establecer retos que permitan perfeccionar sus roles en función de implementar acciones de orientación para el crecimiento personal de los adolescentes”. R. Pérez (2007).

VALORACION DE LOS RESULTADOS
Para corroborar la importancia que tiene el problema que se aborda, se realizó una investigación de la situación existente, relacionada con la necesidad, importancia y actualidad de la orientación educativa del profesor a adolescentes y familias para la solución de conflictos generados por los desafíos de la convivencia.

Para caracterizar y valorar la situación actual de la orientación educativa que se lleva a cabo en las secundarias básicas, en el estudio diagnóstico se tuvieron en cuenta los criterios metodológicos siguientes:

  • Realización del estudio a partir de las necesidades, importancia  y actualidad de la orientación educativa en la educación de la personalidad

Se determinó como muestra de directivos, el total de subdirectores municipales para la Educación Secundaria Básica (14 directivos). Se trabajó, además, con 139 profesores de secundaria básica del municipio Holguín, seleccionados a partir del muestreo no probabilístico de tipo intencional, según experiencia docente, resultados reconocidos en el trabajo educativo con los adolescentes. Coincidió en que el 100% son Máster en Ciencias de la Educación.

  • Se tuvieron en cuenta las opiniones de 20 estudiantes de 8vo grado de la Secundaria Básica “Abel Santamaría Cuadrado”, a los que se les dio seguimiento durante dos cursos, considerando la importancia que tienen sus criterios por el carácter personalizado y desarrollador de la propuesta.
  • Entre los métodos y técnicas a emplear en la obtención de la información se utilizaron: la encuesta a directivos (19 metodólogos y subdirectores municipales para la Educación Secundaria Básica que representan el 100% de la muestra) y a profesores de secundaria básica. Se empleó el análisis de documentos, planes de intervención de diferentes escuelas, que pudieran ofrecer datos relacionados con esta problemática. Además, 123 observaciones a clases y otras actividades para comprobar el cumplimiento de la función orientadora.
  • Se realizaron entrevistas individuales y grupales a docentes, estudiantes y directivo

CONCLUSIONES
La educación de la personalidad de adolescentes matizados por los desafíos de la edad en función de la relación educación – orientación, desde el abordaje de las condiciones actuales de la secundaria básica, permitió demostrar la necesidad de dimensionar la preparación del adolescente para la solución de conflictos generados por los desafíos de la convivencia escolar en secundaria básica, la cual ofrece una comprensión pedagógica de ésta como contenido de orientación educativa de la personalidad, en correspondencia con las la tareas de desarrollo de la edad.

BIBLIOGRAFÍA

  • Bozhovich, L. I. La personalidad y su formación en la edad infantil. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1976.  357 p.
  • Bisquerra Alsina, R. Marco Conceptual de la Orientación Psicopedagógica.  Revista Mexicana de Orientación Educativa (México), 3 (6): 85 páginas.  jul.- oct. 2005.  2da.época.
  • Cuenca Arbella, Y. Orientación Educativa a estudiantes de carreras pedagógicas para el desarrollo de proyectos de vida. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. Holguín, 2010. 178p.
  • Del Pino Calderón, J. La orientación profesional pedagógica: el reto de su perfeccionamiento, en Texto básico para la asignatura Orientación Profesional. La Habana, 2008. pág. 35-36.
  • García Gutiérrez, A. Métodos educativos y de orientación psicológica. Material para el trabajo educativo en el Instituto Superior Pedagógico de Holguín, 2005. 60 p.
  • García Pujadas, M. I. Propuesta de talleres para favorecer una conducta sexual responsable en los adolescentes de la Secundaria Básica “Abel Santamaría Cuadrado”. Holguín; Universidad de Ciencias Pedagógicas, 2009. 125 p. (Tesis de maestría).
  • Mantilla Castellanos, L. Habilidades para la vida: una propuesta educativa para convivir mejor. Colombia: Ediciones Fe y Alegría, 2003. 110 páginas.
  • Pérez Almaguer, R. Concepción de orientación educativa para el aprendizaje de la convivencia comunitaria en Secundaria Básica. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. ISP. Holguín, 2007. 178 p.
  • Recarey Fernández, S. La función orientadora del maestro y la preparación para su cumplimiento en la formación inicial del Profesor General Integral. Ponencia presentada en el Fórum Iberoamericano sobre Orientación Educativa. Las Tunas,  2004. 20 p.
  • Torroella González-Mora, G. Aprender a vivir y a convivir. La Habana: Editorial Científico Técnica, 2005.  220 p.

 

Síntesis curricular de los Autores

María Isabel García-Pujadas. Master en Ciencias Pedagógicas. Categoría Docente: Instructor Adjunto. Correo:  mgarcia@ucp.ho.rimed.cu
Centro de trabajo: ESBU "Abel Santamaría Cuadrado" .Libertad #188 / Ángel Guerra y Peralejo. Holguín. CP80100. Cuba.                                            

Roberto Pérez-Almaguer. Doctor en Ciencias Pedagógicas. Categoría Docente: Prof. Auxiliar. Correo: robertopa@ucp.ho.rimed.cu

Raysa Hernández-Batista. Doctor en Ciencias Pedagógicas. Categoría Docente: Prof. Asistente. Correo: raysa@ucp.ho.rimed.cu
Dirección del Centro de Trabajo: Universidad de Ciencias Pedagógicas “José de la Luz y Caballero”. Holguín.  CP80100. Cuba.

 

 

Fecha de Recepción: 18/04/2012

Fecha de Aprobación:
19/12/2012

Fecha de Publicación:
15/04/2013

 

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.