Documento sin título
Ciencias Holguín,                   Revista trimestral,               Año XIX, julio-septiembre  2013


Convivencia escolar en secundaria básica / School coexistence in the Junior High School

MSc. María Isabel García-Pujadas. mgarcia@ucp.ho.rimed.cu *

DrC. Roberto Pérez-Almaguer. robertopa@ucp.ho.rimed.cu **

DrC. Raysa Hernández-Batista. raysa@ucp.ho.rimed.cu **

Institución de los autores
* ESBU "Abel Santamaría Cuadrado"

** Universidad de Ciencias Pedagógicas “José de la Luz y Caballero”, de Holguín.

PAÍS: Cuba

                                              
RESUMEN
Se analizaron aspectos significativos relacionados con la convivencia escolar en las condiciones actuales de la secundaria básica. Se presenta una aproximación a su definición y los desafíos que debe afrontar el adolescente de este nivel para su formación integral sobre la base de una convivencia armónica y feliz.
PALABRAS CLAVES: CONVIVENCIA ESCOLAR; ADOLESCENCIA;  RELACIONES; CONFLICTOS. 

ABSTRACT

 The significant aspects related with the school coexistence are analyzed under the current conditions of the Junior High School. An apprach to its definition is presented; as well as the challenges that the adolescent of this level should face to attain a comprehensive formation on the grounds of a happy and harmonic coexistence.
KEY WORDS: SCHOOL COEXISTENCE; ADOLESCENCE; RELATIONSHIPS; CONFLICTS.

INTRODUCCION
La adolescencia, como etapa de vida, conlleva dificultades en diversas áreas del desarrollo físico, psicológico y social que convierten a dicha población en un sector vulnerable, generando tensiones en aspectos como autoestima, manejo de límites, independencia, personalidad, comunicación padres e hijos, cambios físicos, agresión familiar, abuso sexual, intentos suicidas, drogas, embarazo, desarrollo de la sexualidad, entre otros.

El desarrollo de los y las adolescentes está sometido a un intercambio activo, dirigido y espontáneo en sus contextos que los implica para la búsqueda de alternativas ante las variadas influencias de la familia, los grupos, la comunidad, la escuela o la sociedad en general.

Las investigaciones realizadas por diferentes autores sobre el adolescente cubano, parten de los principios básicos de estudio de la personalidad y de la psicología marxista, declaran la importancia  del estudio de las relaciones que establece el adolescente con los diferentes contextos de actuación. Estos estudios se reducen a la exploración de esas manifestaciones sólo en determinados aspectos de esa relación.

En la caracterización de la personalidad del adolescente, con enfoque psicopedagógico, al puntualizar en el componente valorativo motivacional de la personalidad de los adolescentes, se dedica un espacio a la orientación hacia los valores sociales, partiendo de la expresión de lo cognitivo y lo afectivo en las orientaciones valorativas de los sujetos.

En este análisis, se enfatiza en los valores formados en los adolescentes, pero no se profundiza en la manifestación de estos en la conducta social de los sujetos, lo que no determina regularidad de su actuación en los contextos en los que se desarrollan, lo cual pudiera indicar los valores sociales formados y las interrelaciones que establece el adolescente en el medio en que se desarrolla sobre la base de patrones de convivencia.

La profundización en el estudio de las relaciones objetales e interpersonales que establece el adolescente en la actividad y la comunicación en los contextos de actuación, evidenció especificidades en las relaciones  con los contextos relevantes seleccionados en los que se enmarca la convivencia de los adolescentes: familia, estudio, pareja, grupo, comunidad.

A partir de estos criterios, se mostraron dificultades en las interrelaciones entre los adolescentes y los adultos de la comunidad, expresadas en el desconocimiento de las particularidades que los caracterizan y en el sentido personal manifestado en ellos hacia la sociedad.

El análisis requiere la comprensión integral de la subjetividad como parte de la formación de los seres humanos en el contexto social (O. D´ Angelo 2004), así como el examen integrador de los complejos procesos sociales y culturales que matizan la convivencia del adolescente en la actualidad.

El proceso de educación de la personalidad adolescente depende, en gran medida, de la convivencia que sostenga con las personas que circundan su vida, a partir de asumir la idea de G. Torroella (2002) de “que el saber convivir es probablemente el aprendizaje más importante del desarrollo personal”. Este autor fundamenta la educación para la vida basada en los aprendizajes básicos, los que constituyen facetas de la vida humana que deben ser incorporados al trabajo educativo para el desarrollo de las personas.

A pesar del valor teórico de los criterios aportados por Torroella, se considera que deben centrarse más en lo que corresponde al maestro para la dirección del aprendizaje de la convivencia, a partir de considerar que el adolescente de secundaria básica no posee un desarrollo suficiente de las habilidades para aprender a convivir, elemento que no ha sido abordado suficientemente desde la Pedagogía, debido a la carente fundamentación psicopedagógica de la función orientadora.

Al enfrentar estas deficiencias teóricas, se presentan en la práctica pedagógica inconsistencias que limitan el aprendizaje de la convivencia y su mediación a través de la orientación, lo que afecta su desarrollo y autorrealización, cuestión que conlleva a situaciones  conflictivas, las cuales no pueden resolverse por el maestro a través de la relación de ayuda. Estos criterios permitieron incursionar en el siguiente problema: ¿Cómo orientar a adolescentes y sus familias para la solución de conflictos generados por los desafíos de la convivencia en secundaria básica?

Desde esta perspectiva, se considera oportuno reconocer los estudios sobre  convivencia del adolescente y su personalidad, los criterios de M. Montes (2000), A. García (2001), G. Torroella (2002), L. Torrego (2001), P. Sosa (2003), D. González (2004), L. Pérez (2004), S. Morales (2007), R. Pérez (2007), L. García (2008), N. Ianni (2008), quienes abordan sobre la convivencia escolar, pero no superan el marco de las propias relaciones entre las personas, no se incluyen las formas de interacción entre los diferentes componentes que forman una comunidad educativa, por lo que constituye una construcción colectiva y es responsabilidad aún de todos los agentes educativos sin excepción. En sus fundamentos, aún prevalece la tendencia al desarrollo de la orientación paralela al proceso formativo con énfasis en el área vocacional, profesional y en el aprendizaje. Estos investigadores han hecho énfasis en la necesidad de continuar configurando su identidad científica, pero en sus trabajos se revela como un proceso aún carente de un basamento teórico que respalde su instrumentación en la escuela. Se reconocen los trabajos de G. Torroella (1999-2002) sobre aprender a convivir y aprender a vivir, de incuestionable valor, pero no fundamenta cómo instrumentar este aprendizaje en la práctica pedagógica.

MATERIALES Y MÉTODOS

La consulta realizada durante los años 2000-2010 a metodólogos, subdirectores, Profesores Generales Integrales, especialistas infantojuveniles, responsables de salud escolar y trabajo preventivo, opiniones y encuestas a padres y estudiantes,  observaciones a clases y otras actividades, la revisión bibliografica y otros documentos normativos, reflejan insuficiencias en la práctica pedagógica y en el aprendizaje de la convivencia de los adolescentes.

RESULTADO DEL TRABAJO

Las actuales circunstancias sociales y políticas convierten el tema de la convivencia de los adolescentes en una línea de obligatorio desarrollo, tanto desde la propia influencia  familiar y social, como desde el ámbito educativo escolar, a partir de la necesidad de ajuste de las acciones educativas a las características del contexto social en el que se desarrolla la vida del adolescente.

La propia dinámica social, hoy en día, enfrenta desafíos que hacen de su desempeño en los diferentes contextos un espacio generador de conflictos que sin dudas atentan contra la convivencia.

Se considera válido en la fundamentación de la convivencia del adolescente, partir de qué entender por convivencia escolar en la secundaria básica. Para ello se parte de una posición que trasciende la noción del estudiante como receptor pasivo de toda influencia social al concebir el carácter activo del adolescente, en todo el proceso de afrontar los desafíos. Al respecto, la aproximación conceptual se representa a la luz de la comprensión marxista de la esencia humana, integrada por dos aspectos esenciales: concebir la esencia humana como el conjunto de relaciones sociales, planteadas por Marx en la Sexta Tesis sobre Feuerbach y comprender a los seres humanos como sujetos activos de las condiciones en que viven, las cuales pueden transformar, a partir de su propio desarrollo.

El análisis de la convivencia del adolescente de secundaria ha sido abordado como parte de los aprendizajes básicos para la vida. No obstante, en las propuestas analizadas, existe coincidencia en considerar que los aprendizajes para la vida son la clave para la realización plena de las potencialidades humanas que trascienden a la persona y se orienta hacia los valores humanos, como objetivo final de la educación para la vida.

Ante la variedad de criterios, se consideró oportuno en el proceso de sistematización teórica de la convivencia escolar del adolescente en las condiciones actuales de la secundaria básica, centrarse en los procesos que se dan en este tipo de escuela y que favorecen o limitan el propio desarrollo de la convivencia en estos estudiantes. Ello requiere considerar el papel del profesor para dirigir los procesos particulares de manera que se consolide el trabajo en función de la formación integral del adolescente sobre la base de una convivencia armónica y feliz.

Las tareas de la edad no deben ser imposibles de cumplir; a ello contribuye la orientación, pues su función preventiva y desarrolladora es precisamente facilitar que desde su situación particular logre vencer estas tareas y alcance un desarrollo adecuado. Al respecto, Torroella plantea un sistema de tareas educativas o del desarrollo fundamental de la edad juvenil temprana (adolescencia entre 12 y 15 años), correspondiente a objetivos educacionales de esta edad la que se relaciona: II- Tareas que se relacionan con la actitud, actividades y conducta hacia los demás y los grupos.

Desde estos referentes, se define la convivencia escolar en secundaria básica como: un proceso de relaciones dinámicas de comprensión, cooperación y valoración que se constituye en el escenario de la integración de las influencias educativas de los diferentes contextos en las que esta se expresa y en configuración determina la resiliencia del adolescente para la solución de conflictos generados por los desafíos de la convivencia como parte de las propias tareas de la edad.

Sin dudas, la adolescencia es una etapa plena de desafíos y potencialidades,  pero los desafíos que más apuntan a la generación de conflictos en los adolescentes son aquellos relacionados con la convivencia. Es por ello que en la definición que se aporta se asume como un proceso de relaciones dinámicas de comprensión por el adolescente de tales desafíos para lograr una valoración de qué hacer ante cualquier conflicto que pueda generarse en ese proceso de participación.

De la definición, un elemento importante es el papel del adolescente como parte de ese proceso de cooperación y valoración, porque de la posición que él asuma ante esos desafíos, es que va a depender la solución de los conflictos, como eventos de construcción y reconstrucción de lo psíquico que van a determinar la capacidad de resiliencia del adolescente para sobreponerse a los desafíos que le impone la convivencia en la secundaria básica, entendiéndose por resiliencia, al índice de resistencia para la solución de conflictos, sin que llegue a perjudicarlo en su estabilidad emocional y darles una solución acertada.

Los cumplimientos a estas tareas constituyen desafíos que debe afrontar constantemente, que entorpecen su desarrollo personal y al no poder lograrlos, generan conflictos, por lo que se puede afirmar que cualquier desafío genera conflicto, impidiéndole pasar a otra etapa superior del desarrollo que le corresponde alcanzar. Es necesario, para un acercamiento a los desafíos de los adolescentes, hacerlo desde las tareas de desarrollo de la edad.

D. González (2004), plantea las contradicciones del desarrollo psíquico que se manifiestan en los adolescentes al no poder cumplir las tareas de la edad, pues las fuerzas motrices del desarrollo psíquico son complejas y variadas.  En otro momento plantea: “(…) si se pretende comprender la esencia del desarrollo como la lucha de contrarios, de contradicciones internas, producen una tensión emocional particular... algunas se concientizan, implicando de forma directa la intencionalidad del sujeto; mientras que otras se expresan en vivencias cuya naturaleza el sujeto muchas veces no comprende (…)”.

Las fuerzas motrices directas del desarrollo psíquico surgen y se resuelven en el proceso de enseñanza y educación, entre las que pueden ser, sin olvidar su amplitud, en su complejidad, en lo incógnito de la realidad psíquica en toda su totalidad, de otras cosas desconocidas: contradicciones entre las nuevas necesidades, surgidas en la actividad y las posibilidades de su satisfacción; contradicciones entre las crecientes posibilidades físicas y psíquicas del individuo y las viejas formas establecidas de interacción en los tipos de actividad; contradicciones entre las crecientes exigencias por parte de la sociedad, del colectivo, de los adultos y el nivel de desarrollo existente.

A partir de los criterios de las contradicciones que actúan como fuerzas motrices del desarrollo y las consideraciones de los criterios de Torroella, se defiende la idea de promover en la secundaria básica el contenido de la convivencia escolar como parte del aprendizaje desarrollador.

Es por ello que desde el estudio teórico realizado a partir de la triangulación de los desafíos que debe afrontar el adolescente desde las tareas de la edad, se proponen como desafíos de la convivencia que debe afrontar el adolescente de secundaria básica los siguientes:

  1. Aceptación de sí mismo.

  2. Aceptación del grupo de paraiguales.

  3. Orientación vocacional.

  4. Establecimiento de relaciones adecuadas con la familia (aceptación de la familia hacia él y él hacia la familia).

  5. Comprensión de una sexualidad responsable.

  6. Establecimiento de metas de acuerdo con sus posibilidades.

  7. Identificación de estilos de afrontamiento ante los fracasos (búsqueda de información, de apoyo social, alternativas de solución).

  8. Adquisición de  mayor responsabilidad social e individual.

El primer espacio de convivencia del adolescente es el hogar, por lo que la familia juega un papel fundamental en este aprendizaje. Es conveniente resaltar que orientar también a la familia, contribuirá a una mejor convivencia escolar, lo que permitirá su paso por este nivel de forma positiva.

Se debe tener en cuenta su desarrollo emocional. No podemos hablar de aprendizaje sin incluir al grupo y la convivencia en él. La convivencia y las relaciones intergrupales y personales son aspectos que van irremediablemente unidos al proceso educativo. No debemos desligar ambas cosas, siempre estarán en relación para entorpecerse o para apoyarse; incluso se podría decir que lograr un buen clima de convivencia, hacer que todo el mundo esté a gusto en las aulas y centros es un problema anterior a otros aprendizajes, pues los van a facilitar o impedir. Aprender a convivir y relacionarse forma parte del aprendizaje. Hablar de convivencia, relaciones, supone tener en cuenta una serie de habilidades y procedimientos a desarrollar e incluir una serie de  valores como aspectos del contenido a enseñar y aprender.

Para afrontar el aprendizaje de la convivencia, resulta imprescindible pensar en el conflicto como algo inevitable y necesario. Si se logra tener una visión positiva del mismo, es posible que podamos trabajar con él y aprovechar la oportunidad educativa que nos brinda.

VALORACION DE LOS RESULTADOS

Con el objetivo de lograr el acercamiento a la definición de convivencia y los desafíos que generan conflictos que deben ser tratados mediante la orientación educativa, se tuvieron en cuenta los criterios de directores, profesores guías, profesores generales integrales y jefes de departamentos, así como de los integrantes del Proyecto “Orientación, Familia y Género”  que se desarrolla en la UCP. Las consideraciones favorecieron la concepción como elemento de partida para la propuesta que se realiza.

Para valorar el nivel de factibilidad de la propuesta se procedió a la consulta de expertos como método empírico de investigación. Para ello se tomó una muestra de 32 posibles expertos en tema orientación educativa para la convivencia escolar. Con el fin de analizar el coeficiente de competencia de los expertos, se aplicó la encuesta a 28 expertos de alta competencia (8 directores, 5 jefes de grado, 6 profesores guías, 3 responsables de salud escolar y 6 miembros del proyecto especialistas en psicopedagogía. Posteriormente se aplicaron los instrumentos para comprobar el grado de satisfacción de los expertos seleccionados, referentes a la propuesta para favorecer la orientación hacia la convivencia, los que los consideraron de imprescindibles para la labor orientadora del profesor de este nivel y que sí es posible introducirlo como contenido en el Programa de Salud Escolar que se desarrolla en las escuelas en correspondencia con las condiciones actuales de la secundaria básica. 

CONCLUSIONES
Los elementos teóricos antes relacionados deben constituir el  punto de partida en la actividad de orientación educativa a los adolescentes con el objetivo de prepararlos para que sean estudiantes idóneos, capaces de actuar adecuada y eficientemente, en el contexto social en que les corresponda desarrollarse y estar en mejores condiciones para enfrentarse a las influencias espontáneas negativas del medio, lo que les permite la posibilidad de afrontar los desafíos que les impone la convivencia.

El resultado del estudio bibliográfico requiere de un profundo análisis de la relación entre los desafíos de la convivencia y las tareas del desarrollo de la edad, es decir, en qué medida las tareas de la edad, relacionadas con la convivencia, garantizan el desempeño del adolescente ante la diversidad de desafíos que debe afrontar en el proceso de crecimiento personal.

El aporte de orientación educativa para el aprendizaje de la convivencia comunitaria, contribuye al enriquecimiento de  este aprendizaje para la vida. En el caso de la convivencia escolar son muy escasos los aportes realizados desde la Pedagogía.

La familia debe jugar un papel protagónico en la integración de las influencias educativas  para llevar a cabo este proceso.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Cuba. Ministerio de Educación.  Modelo de Escuela Secundaria Básica.  La Habana: Ministerio de Educación, 2007.  34 p.

  2. García Gutiérrez, A.  Programa de orientación familiar para la educación de la sexualidad de adolescentes. Holguín; Universidad de Ciencias Pedagógicas, 2001.  186 hojas (Tesis de doctorado, Ciencias Pedagógicas).

  3. García Raga, L.  La convivencia como recurso educativo. 2008 [documento en línea] http://www.tesisenxarxa.net/TESIS_UV/AVAILABLE/TDX-1127108-113044//garcia.pdf  [consultado: marzo 2010).

  4. González Serra, D. (1982). Los conflictos y el desarrollo integrativo de la personalidad normal, en La teoría de J. Nuttin sobre la personalidad y la motivación. La Habana: Edición Revolucionaria, 1982.  135 p.

  5. Ianni, N. La convivencia escolar. [documento en línea] http://www.oei.es/valores2/monografias/monografia02/reflexion02.htm. 2008.  [consultado: ene. 2010).

  6. Montes, M. Viviendo la convivencia. 2000 [seriada en línea] http://colombiamedica.univalle.edu.co/VOL31NO1/convivencia.pdf [consultado: 20 de abril]

  7. Morales Mantilla, S. La educación de competencias para la convivencia en una sociedad plural.  2007 [documento en línea]http://www.tesisenxarxa.net/TESIS_UV/AVAILABLE/TDX-0520108-150238//morales.pdf [consultado: mar. 2010).

  8. Pérez Almaguer, R.  Concepción de orientación educativa para el aprendizaje de la convivencia comunitaria en Secundaria Básica. Holguín; Universidad de Ciencias Pedagógicas, 2007. 185 hojas  (Tesis de doctorado, Ciencias Pedagógicas).

  9. Pérez Martín, L.… [et al.].  La personalidad: su educación y su desarrollo. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2004. 178 p.

  10. Sosa,  P.A.  La Comunicación como indicador presente en las relaciones de convivencia. Santiago de Cuba; Universidad de Ciencias Pedagógicas, 2003.  165 p.

  11. Torroella González-Mora, G. Aprender a convivir. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 2002.  225 p.

  12. Torrego, Luis;  Villegas Francisco. Conflicto y convivencia en los centros educativos. [documento en línea] http://www.concejoeducativo.org/alternat/conf_co0.htm#INDICE [20 de enero 2011].


Síntesis curricular de los Autores


* María Isabel
García-Pujadas Máster en Ciencias Pedagógicas. Categoría Docente: Instructor Adjunto. Correomgarcia@ucp.ho.rimed.cu

** Roberto Pérez-Almaguer. Doctor en Ciencias Pedagógicas. Categoría Docente: Prof. Auxiliar. Correo: robertopa@ucp.ho.rimed.cu

** Raysa Hernández-Batista. Doctor en Ciencias Pedagógicas. Categoría Docente: Prof. Asistente. Correo: raysa@ucp.ho.rimed.cu

Institución de los autores.
* ESBU "Abel Santamaría Cuadrado". Holguín. Cuba.

** Universidad de Ciencias Pedagógicas “José de la Luz y Caballero”, de Holguín. Cuba.

 

Fecha de Recepción: 18/04/2012

Fecha de Aprobación:
19/12/2012

Fecha de Publicación:
05/07/2013


Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.