Revista Ciencias Holguín

Ciencias Holguín / Revista trimestral / Volumen 21, julio-septiembre 2015

Los accidentes laborales, su impacto económico y social/ Work accidents and their economic  and social impact

Miguel Antonio Cisneros-Prieto(1), Yolaine Cisneros-Rodríguez(2)

Contactos de los Autores

Correo:mcisneros@fe.uho.edu.cu(1), Yolaine.cisneros@facii.uho.edu.cu (2).

Instituciones: Universidad de Holguín ”Oscar Lucero Moya”

País: Cuba


RESUMEN

Este artículo investigativo aborda la problemática de los accidentes de trabajo en las empresas estatales en la provincia Holguín y la importancia de la determinación efectiva de las causas que los provocan, a partir del análisis del comportamiento de los indicadores emitidos por la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) hasta el año 2014. Se analiza el comportamiento, en el período comprendido entre el 2011-2014,  de las cifras de trabajadores lesionados y fallecidos, y se evalúa el impacto humano, económico y social de la accidentalidad en las empresas y la sociedad. Se demuestra un incremento en el indicador “Días perdidos por accidentados”, siendo la principal lectura de este comportamiento el aumento de la gravedad de los accidentes de trabajo, este es un elemento que generalmente las organizaciones no valoran en su verdadera magnitud como un significativo impacto negativo de su eficiencia económica y financiera. Se presenta un enfoque sobre las potencialidades de la comunicación en función de la solución o atenuación de la ocurrencia de los accidentes y en consecuencia la disminución del costo financiero y social de esta compleja problemática.
PALABRAS CLAVE: ACCIDENTE DE TRABAJO; CAUSALIDAD; COMUNICACIÓN; IMPACTO ECONÓMICO Y SOCIAL 

ABSTRACT
This article approaches work accidents at state companies in the province of Holguín and the importance of the effective determination of the causes that provoke them, starting from the analysis of the indicators’s behaviours emitted by the National Office of Statistics and Information (ONEI) until 2014. In the period from 2011 to 2014, it was controlled the number of injured and deceased workers. Its human, economic and social impact in the enterprises and society was also evaluated. It was demonstrated an increase in the indicator "Idled days by injury", being of relevance the increase of the seriousness of work accidents, an element that organizations generally do not value in its true magnitude as a significant negative impact in the economic and financial efficiency. It is proposed an approach for the communication potentialities so as to find the solution or attenuation of the occurrence of the accidents and in consequence the decrease of the financial and social cost of this complex and problematic issue.
KEYS WORDS: WORK ACCIDENT; CAUSES; COMUNICATION; SOCIAL AND ECONOMIC IMPACT

INTRODUCCIÓN
La Seguridad y Salud en el Trabajo (SST) es la actividad orientada a crear las condiciones para que el trabajador pueda desarrollar su labor de modo eficiente y sin riesgos, evitando sucesos y daños que afecten su salud o integridad, el patrimonio de la entidad y el medio ambiente. Las violaciones en el sistema de SST implican indiscutiblemente la ocurrencia de accidentes de trabajo, hecho que tiene grandes consecuencias humanas, económicas y sociales en los trabajadores, las organizaciones y la sociedad. Existen de este tema diversas investigaciones que proponen aportes teóricos y metodológicos para prevenir y evaluar los accidentes de trabajo en las empresas, independientemente de ello, aún se evidencia la manifestación de estos hechos tan dañinos, principalmente para el trabajador, su familia y las entidades, los cuales a pesar de la evolución en la tecnología, la adquisición de una cultura preventiva en las organizaciones sustentado en un modelo de gestión del sistema de SST efectivo y todo lo legislado en materia de SST, aún persisten. El objetivo de la investigación es resaltar la necesidad de la adopción de un enfoque retrospectivo con un impacto prospectivo dado por sus resultados a futuro, siendo los elementos principales del análisis determinar cuáles son las causas, que pueden ser de origen técnico, de comportamiento humano y organizativas, así como las consecuencias latentes, los posibles mecanismos de mitigación, los costos directos e indirectos producidos y que repercuten en los resultados económicos y financieros de las empresas, los trabajadores y sus familiares, en este contexto cobran especial importancia las palabras del ex secretario general de las Naciones Unidos Koffi Anam cuando en 2003 expresó: “El Trabajo sin riesgo no sólo es importante para la política económica, es un derecho humano fundamental”, siendo el principal mensaje de la cita la obligación de analizar el impacto humano y las consecuencias negativas que tienen para el trabajador y su familia la accidentalidad.
La anterior cita justifica los esfuerzos que realiza Cuba en función de la disminución o erradicación de los accidentes laborales y sus consecuencias económicas y sociales. Las estadísticas demuestran que las intenciones de enfrentar esta problemática no son acompañadas por los resultados, para alcanzar ese objetivo desempeñan un papel fundamental, tanto las instituciones, como los individuos que las conforman, siendo esta investigación una contribución más hacia ese esfuerzo. 

MATERIALES Y MÉTODOS
Para la realización de la investigación se emplearon los métodos empíricos: el análisis documental; la aplicación de encuestas; talleres donde se realizaron debates con directivos y especialistas que participan en los procesos donde ocurren los accidentes, consulta de materiales y libros relacionados con la temática. Se utilizaron además los métodos teóricos: el materialista-dialéctico (abstracto-concreto, histórico-lógico, análisis-síntesis, inducción-deducción) lo que permitió mantener la unidad epistemológica e ideológica de la investigación en el marco de un enfoque plurimetódico y conservar lo mejor de cada paradigma de manera integrada; y el enfoque integral que posibilitó el análisis en sistema del problema, así como su carácter multilateral e histórico-cultural; lo empírico y lo teórico, lo objetivo y lo subjetivo, lo cuantitativo y lo cualitativo, se funden en una verdadera unidad dialéctica, garantizando la objetividad de la investigación. 

RESULTADOS DEL TRABAJO
Según los registros de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, actualmente se producen en Cuba más fallecimientos y lesionados por accidentes laborales (incluye los de transito catalogados como tal) que los provocados por desastres naturales. ¿Cuáles son los causas de esta situación?; ¿Cómo atenuar esta problemática?, estas son algunas de las preguntas que se  responderán en esta investigación.
Las estadísticas* desde el 2011, solo en la provincia de Holguín reflejan el siguiente resultado:


Año

Accidentes
Laborales

Accidentados

Fatales

Hombres/días Perdidos.

2011

551

797

5

33 055

2012

624

650

10

32 734

2013

606

628

2

36 614

2014

538

542

9

25 752

Total

1 759

2 617

26

128 155

 * Cifras según la ONEI. Anuario de 2013.

Solo en la provincia de Holguín, en el último cuatrienio han existido 2 617 accidentados, de ellos, 26 fatales, y se han perdido 128 155 hombres/días, la interpretación de estas cifras evidencia elementos tan significativos como que en el 2011 cada accidentado dejó de trabajar 41,4 días en el año, en el 2012 fueron 50,3, en el 2013 se contabilizaron 58,3 y en el 2014 fueron 47,5; dejándose de trabajar, como promedio anual en ese periodo, por cada accidentado 49,3 días; Se constata una disminución en la cantidad de accidentados, sin embargo se incrementaron los días dejados de trabajar por cada accidentado, lo que define un incremento de la gravedad del accidente. Es evidente que esta situación tiene un alto costo económico, financiero y social, y es por ello importante significar la limitada percepción que se tiene del daño económico de la accidentalidad laboral y en consecuencia la dificultad para contabilizar y obtener las cifras que las entidades sobrepagan o gastan por este concepto, como pudieran ser por ejemplo: los gastos por reparación o sustitución del equipamiento dañado en el accidente; los gastos por el deterioro o pérdida de producción terminada afectada durante el accidente o los gastos incurridos en la contratación o superación de personal extra para suplir las funciones del trabajador accidentado, las afectaciones económicas que se producen al trabajador accidentado, los gastos de medicamentos y otros, por solo mencionar algunas de las posibilidades de sobregiro del presupuesto aprobado en la entidad, agravado además, ya que en muy raras ocasiones se contabilizan estos hechos económicos como consecuencias del accidente, generalmente se llevan a los controles contables por las vías normales de la contabilización como si fuesen gastos planificados. Es necesario reiterar la significativa la afectación económica para el trabajador accidentado y su familia respecto a salarios dejados de percibir o los gastos en medicamentos u otros elementos relacionados con el tratamiento y cuidado del accidentado. 
La combinación desafortunada entre causalidad y casualidad, se manifiesta en demasía para un sistema que pone al hombre como centro de su misión, cada vez que fallece un trabajador, se lesiona o queda con una determinada invalidez, implica que se ha fallado en el propósito de alcanzar la más alta calidad de vida y de salud para nuestros trabajadores.
 Aunque todos los accidentes tienen un componente causal, factor principal que condiciona la ocurrencia misma del evento, existe también el factor casual, en determinadas circunstancias, solo por casualidad no ocurre el accidente, es decir, independientemente de la existencia de una causa raíz, en ocasiones el accidente no se manifiesta por el factor casual que lo evita circunstancialmente, ello conlleva al error de subestimar el potencial de daño de esa situación y a no implementarse las acciones correctivas pertinentes, lo que puede provocar la ocurrencia posterior del accidente.
Tomando como base que la casualidad es impredecible y no depende de la voluntad individual, se deberá hacer mayor hincapié en la causalidad, elemento que se puede investigar, gestionar, predecir y cambiar, lo que valida la tesis de que los accidentes ni son tan accidentales, ni tan casuales, dada estas circunstancias, en la relación causalidad/ casualidad el elemento esencial y al que mayor importancia se le deberá dar es a la causalidad, independientemente del nivel de daño ocasionado por el accidente este deberá estudiarse e investigarse profundamente, ya que tal vez, solo por casualidad, no fue más catastrófico, en reiteradas ocasiones las entidades subestiman aquellos hechos que no dejan daños perceptibles o son mínimos, obviando las causas del accidente, esto solo propiciaría la repetición del accidente en el futuro, y para ese entonces si pudiesen  manifestarse las consecuencias fatales.  
Por ser el hombre un ser social sustentado en su comunicación, dependiente y signado por los procesos comunicativos, se pudiera aseverar que en la mayoría de los casos, los accidentes pudiesen evitarse o mitigarse con un efectivo proceso de comunicación, que además de propiciar el conocimiento de las causas y consecuencias, propicie un cambio de actitud y de aptitud, creando una conciencia en los individuos que garantice un accionar seguro y ajustado a las normas establecidas al respecto.
Las categorías causalidad y casualidad, se complementan armónicamente en función de la disminución de los accidentes si utilizamos efectivamente la comunicación, este proceso es considerado un factor esencial en la evaluación y gestión de la seguridad ocupacional. En el año 1567, Paracelso, publicó el escrito "De los oficios y enfermedades de las montañas", siendo ésta, la primera publicación dedicada a enfermedades ocasionadas por el trabajo, mientras que en 1700, Bernardo Ramazzini,  publica: "De las enfermedades de los trabajadores". (Parra, 2007, p.16) iniciándose desde tan remotas fechas, las investigaciones y evaluaciones sobre esta temática, con la creación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 1918 se realza como sistema, el desarrollo de la Seguridad e Higiene del Trabajo.
La comunicación efectiva pudiera ser una solución factible para convertir al hombre en supervisor de si mismo, es claramente conocido que el individuo actúa mejor por convicción que por coerción,  por ello, los reglamentos, las instrucciones, las resoluciones y las leyes, son solo instrumentos, pero si no son correctamente utilizados por el hombre, no podrán solucionar la problemática de los accidentes laborales y desgraciadamente, no podrán evitar las consecuencias del accionar irresponsable de algún trabajador en cualquiera de nuestra entidades.
Es la comunicación, en su más amplia acepción, un poderoso proceso capaz, no solo de dotar de instrucción y educación al individuo, sino que a su vez, es un factor esencial en la formación de la cultura de trabajo, de la conciencia y la ética, elementos que garantizan un accionar seguro y ajustado al cumplimiento de las normas que propiciarían la no ocurrencia de los accidentes o al menos su mitigación en aquellos de carácter tecnológico, donde la acción del hombre no es el factor desencadenante del evento.
El impacto económico de estos procesos es poco conocido contablemente, generalmente se asienta en otras partidas de gasto o se camufla para no evidenciarlo ex profeso o por desconocimiento de la importancia de su contabilización.
Este elemento se refleja en los informes contables que realizan las entidades, por ejemplo, en los gastos de la seguridad social a corto plazo (pago de la enfermedad por certificado médico) no se desglosan los incurridos como consecuencia de accidentes laborales; las pensiones de jubilación por enfermedad no se diferencian estadísticamente de las pensiones donde la jubilación es consecuencia de accidentes laborales.
El impacto económico en esta situación es indirecto, los gastos en que se incurren en la preparación del personal sustituto se incrementarían; las ineficiencias productivas dada la poca experiencia del personal que sustituye al accidentado son potencialmente mayores; estos elementos evidentemente incrementarían los costos de producción en partidas que pudiesen evitarse de no producirse el accidente.
Otro elemento a cuestionar es la asignación incorrecta de vacaciones pagadas a trabajadores que se accidenten, así el trabajador no perdería los ingresos por estimulación u otros beneficios y no se vería afectada la entidad con el registro de un accidente laboral, y esto conlleva a la no realización de procesos de investigación causal del hecho ocurrido, provocando la no evaluación acertada del impacto económico, desconociéndose la carga de ineficiencias que ello presupone para las entidades donde se produce el accidente, y que según las estadísticas mostradas en el presente trabajo, no son  cifras despreciables.
¿Cuáles son las causas de estas irregularidades en la evaluación de la  accidentalidad? Según los registros de accidentalidad consultados en la Oficina Nacional de Inspección del Trabajo, estas son: poca percepción del riesgo que tienen los trabajadores  y en consecuencias las entidades donde ellos laboran, inexistencia de un sistema integrado y sistemático que evalúe e investigue efectivamente, no solo los accidentes, sino y principalmente, los riesgos potenciales de ocurrencia de los mismos; la no investigación y evaluación de las causas reales de los eventos ya ocurridos; la no participación activa y conciente de los trabajadores en la investigación de las causas y la prevención de la ocurrencia del accidente; la no divulgación permanente e intencionada de los errores anteriores que originaron accidentes con un determinado nivel de daño; la falta de capacitación efectiva, que centre su accionar en la potencialidad del riesgo y la complejidad tecnológica a la que se somete el trabajador y la poca o nula instrucción a los futuros obreros y técnicos durante el proceso de formación laboral y docente que los prepare para un entorno laboral con disímiles riesgos, aun cuando está demostrado que con una acertada gestión, conocimiento y entrenamiento, se pueden manejar y mitigar al máximo los potenciales riesgos existentes en el entorno laboral.
¿Cómo atenuar esta problemática? Es fundamental proporcionarle la prioridad adecuada a la evaluación de la accidentalidad.
En ocasiones las entidades no planifican los montos necesarios para la gestión e investigación de los accidentes, o los que se planifican, no se ejecutan correctamente. Si en la empresa que planifica se fundamentan adecuadamente los fondos requeridos para estos procesos, se tendrían los presupuestos financieros suficientes para enfrentar el problema.
Es mejor prever que mitigar el daño, por ello es fundamental la planificación, si tomamos en consideración que lo que no esté planificado no se podrá ejecutar, se deberán desarrollar un grupo de acciones para su consecución, entre las que se enumeran: 

  • Desarrollo efectivo de procesos de capacitación técnico profesional acorde a la complejidad de la entidad y a las particularidades de conocimiento, psicológicas, y de comportamiento de sus trabajadores.
  • Desarrollo de campañas divulgativas y de comunicación, ajustadas a la experiencia anterior de la entidad, el conocimiento y la cantidad de accidentes anteriores y las causas y consecuencias de los mismos.  
  • Aplicación de mecanismos que propicien y compulsen al individuo a participar activa y voluntariamente en la investigación de los accidentes y la mitigación de los fenómenos causales que los provocan.
  • Diferenciar los gastos incurridos relacionados con los accidentes del trabajo, hacerlo al menos estadísticamente ya que no está establecido que se realice contablemente según las normas de contabilidad actualmente vigentes, conociéndose así, el verdadero impacto de este fenómeno en la eficiencia económica de las entidades.

Otra acción sería, la efectiva vinculación entre las administraciones, las organizaciones sindicales, las universidades, los centros educacionales y las entidades especializadas en estos procesos, dígase: Oficina Territorial de Inspección Laboral y Direcciones de Trabajo y Seguridad Social, estas pudiesen constituir un factor primordial para la solución real de la accidentalidad.
 
CONCLUSIONES
La investigación demuestra la complejidad del proceso de Seguridad y Salud Ocupacional, la realización de una efectiva capacitación a los trabajadores, el desarrollo de un intencionado proceso de comunicación referido a esta problemática, un eficaz control de los gastos relacionados con la accidentalidad y la efectiva participación de los trabajadores y dirigentes en la solución del problema, pudieran estar entre las acciones a realizar en las entidades.
Existen abundantes informaciones y metodologías respecto a evaluación de la accidentalidad, pero aún los resultados no son los esperados y mucho menos, los requeridos según las estadísticas reflejadas, evidenciándose que se deberá seguir investigando y divulgando al respecto, los hechos son la mejor expresión del resultado y este aún es insuficiente, un solo trabajador fallecido o lesionado bien vale la pena el esfuerzo de hacer, la idea a proponer o a ejecutar en pos de lograr el objetivo prioritario: la disminución de los accidentes laborales y sus fatídicas consecuencias, ya sean desde el punto de vista social, humanas o económicas, esa debe ser la meta final a alcanzar.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Cisneros, M. (2007). Diseño de una tecnología para la evaluación de las causas de los accidentes laborales. Tesis de Maestría. Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, La Habana.
  2. Fernández, D. (2012). Creciendo para ser trabajador, transformaciones del habitus en una educación orientada al trabajo. Bogotá : Pontificia Universidad Javeriana.
  3. Información estadística ONEI (2013). Modelo 5201-06. Indicadores Seleccionados de Protección del Trabajo.
  4. Parra, J. (2007). Metodología para la identificación y evaluación de los riesgos laborales. Tesis de Maestría. Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, La Habana.
  5. Rodríguez, Y. (2011). ERI: método práctico para evaluar la exposición a factores de riesgo de desórdenes músculo esqueléticos. Tesis Doctoral. Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, La Habana.
  6. Hernández, R. (2007). Metodología de la Investigación. La Habana : Editorial Félix Varela.
  7. Diccionario de Economía Política. (1987).  Moscú : Editorial Progreso.

Síntesis curricular de los Autores
Miguel Antonio Cisneros-Prieto.
mcisneros@fe.uho.edu.cu
Ingeniero Mecánico y Licenciado en Educación
M.Sc. Gestión de Capital Humano
Metodólogo de la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado de la Universidad de Holguín

Yolaine Cisneros-Rodríguez. Yolaine.cisneros@facii.uho.edu.cu
Ingeniera Industrial
Profesora en la Facultad de Ingeniería Industrial y Turismo de la Universidad de Holguín

Fecha de Recepcin: 16 de mayo 2015 Fecha de Aprobacin: 30 junio 2015 Fecha de Publicacin: 31 de julio 2015

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.